email telefono contacto

Brainstorming: La técnica para generar ideas creativas

Tal vez sea porque me dedico al marketing de forma profesional, pero tengo la impresión de que la capacidad de generar ideas creativas y soluciones innovadoras resulta clave para resolver problemas y destacar entre los demás. ¡Y no es algo que todo el mundo pueda hacer!

En medio de agendas abarrotadas y responsabilidades incesantes, a menudo resulta complicado encontrar momentos para detenernos y permitir que nuestras mentes vaguen en busca de ideas frescas. Sin embargo, es en esos instantes de pausa y reflexión donde se despierta nuestra creatividad latente.

Y no te voy a engañar:

La creatividad es un recurso que merece un lugar aparte, que enriquece nuestras vidas y que nos ayuda a diferenciarnos de los que se limitan a copiar a los demás.

Por eso, hoy voy a contarte lo que es el brainstorming y cómo su aplicación te puede abrir la puerta a soluciones revolucionarias en gran variedad de situaciones.

Brainstorming: La técnica para generar ideas creativas 1
¡Suscríbete al boletín!

No te enviaremos spam, lo prometemos. Enviamos a nuestros suscriptores contenido sobre WordPress, hosting, marketing digital y programación.

+ Información básica sobre protección de datos

¿Qué es el brainstorming?

Seguramente ya hayas oído esta palabra anteriormente. Se ha convertido ya en parte del vocabulario de uso común en muchas empresas, pero lo cierto es que pocas veces se utiliza de forma rigurosa.

Entonces, ¿qué quiere decir brainstorming?

Para que nos entendamos desde el principio: el brainstorming (también conocido como lluvia de ideas o tormenta de ideas) es una técnica grupal de generación de ideas que fomenta la creatividad y la colaboración como método para impulsar la innovación y resolver problemas.

Se trata de una técnica ampliamente reconocida cuyo origen, como veremos a continuación, se remonta a la década de 1940. Puedes creerme: la utilidad de este método está más que comprobada, siempre y cuando se lleve a cabo de forma adecuada.

Brainstorming

El término brainstorming

El término inglés «brainstorming» es la combinación de «brain» (cerebro) y «storm» (tormenta), lo que ilustra de manera efectiva la esencia de esta técnica: una tormenta de ideas creativas. Al fin y al cabo, el objetivo de toda sesión de brainstorming pasa por obtener una gran cantidad de propuestas en un corto período de tiempo.

Así, durante una sesión de lluvia de ideas, los participantes se reúnen con el propósito de compartir ideas, opiniones y enfoques sin críticas ni juicios inmediatos. Este ambiente libre de restricciones fomenta la participación y promueve un pensamiento más diverso.

Como nos recuerda el EIASM (European Institute for Advanced Studies in Management), la rutina de trabajo diaria puede cortar la vena de inspiración que es responsable de nuestros mejores resultados. Como esa rutina no puede evitarse por completo, hay que encontrar formas de mejorarla.

Origen del brainstorming

Fue Alex Faickney Osborn, un publicista nacido y criado en Nueva York, quien ideó por primera vez la técnica del brainstorming en torno a 1939 e inventó el método de Solución Creativa de Problemas (CPS).

Osborn se había graduado en el Hamilton College y explorado distintos puestos de trabajo, desde estadístico hasta comercial. Posteriormente, dio un giro en su carrera al unirse a la agencia publicitaria E.P. Remington, donde encontró el entorno ideal para llevar a cabo sus experimentos en el campo de la creatividad.

Alex Osborn

Osborn buscaba una forma estructurada y efectiva de fomentar la creatividad en la agencia publicitaria. Fue así como, a través de diversos experimentos, desarrolló un proceso que permitía a sus empleados resolver problemas utilizando una técnica que hacía uso del trabajo en equipo.

A través de distintas sesiones de reflexión en grupo, Osborn descubrió que este tipo de técnica grupal conducía a un aumento muy significativo en la calidad y el número de ideas generadas. En gran parte, observó que esto se debía a que no existía una crítica prematura que obstaculizara el flujo creativo.

Como dijo el propio Osborn: «La creatividad es una flor tan delicada que alabarla tiende a hacerla florecer, mientras que el desánimo a menudo marchita el brote. Cualquiera de nosotros tenemos más y mejores ideas cuando nuestros esfuerzos son realmente apreciados».

Poco después, en 1953, Osborn escribió un libro titulado Imaginación aplicada donde describió en detalle en qué consistía su técnica de lluvia de ideas. La popularidad del brainstorming creció rápidamente, y con el tiempo, se adaptó y se aplicó en gran variedad de sectores, desde la resolución de problemas en el ámbito corporativo hasta la creación artística y la toma de decisiones cotidianas.

En la siguiente sección, exploraremos los principios fundamentales que respaldan el éxito de la lluvia de ideas y cómo se aplica en la práctica.

Los principios del brainstorming

principios del brainstorming

El éxito del brainstorming radica en 3 principios fundamentales que proporcionan el marco necesario para fomentar la creatividad y la generación de ideas en un ambiente relajado.

Estos 3 principios, tal y como los describió Alex Osborn en su día, son imprescindibles para hacer un brainstorming de forma correcta, ya que crean el entorno propicio que servirá de punto de partida.

1. Suspensión de las críticas

Uno de los principios más esenciales que hay que respetar al hacer un brainstorming es la suspensión de las críticas. Durante una sesión de lluvia de ideas, se anima a los participantes a liberar sus mentes de críticas y evaluaciones inmediatas.

El motivo de este principio es que la crítica prematura puede frenar la creatividad y limitar la participación activa, ya que los miembros del equipo se sentirán más cohibidos y tendrán miedo de compartir sus ideas, produciéndose así una suerte de autocensura. Por lo tanto, no pueden formularse críticas ¡y ojo al lenguaje corporal!

Ahora bien, lo anterior no significa que no se permitan juicios negativos sobre las ideas de los demás. Simplemente, implica que todas las respuestas se valorarán al final de la sesión y no antes. De este modo, los participantes pueden generar ideas preliminares sabiendo que, posteriormente, estas se podrán perfeccionar hasta alcanzar la mejor solución al problema planteado.

2. Cantidad antes que calidad

El objetivo principal de una sesión de brainstorming es generar tantas ideas como sea posible en un breve período de tiempo. Cuanta mayor sea la cantidad de ideas generada, mayores serán las posibilidades de encontrar soluciones creativas. A menudo, ideas que resultan aparentemente descabelladas pueden conducir a conceptos mucho más sólidos de lo que parecía en un principio.

Si queremos hacer un brainstorming como es debido, debemos animar al grupo de personas participante a pensar de forma no convencional. Los miembros del equipo tienen que superar la rigidez mental y dejar fluir su pensamiento creativo para proporcionar el mayor número posible de ideas nuevas y ampliar así el campo de posibilidades.

¿Te suena el pensamiento lateral?

Es lo opuesto al pensamiento lineal, que es aquel que sigue un camino lógico y secuencial para llegar a una solución. El pensamiento lateral explora perspectivas más originales y caminos no tradicionales. Implica salirse de los límites establecidos y buscar conexiones inesperadas entre conceptos o elementos aparentemente no relacionados. De este modo, se consigue una gran cantidad de ideas sin necesidad de tanto esfuerzo.

Otra cita famosa de Osborn que nos viene al pelo: «Es más fácil atenuar una idea audaz que idear una nueva».

3. Asociación de ideas

Otro principio central del brainstorming es la asociación de ideas. Cada idea puede hacer de trampolín para otra, de modo que una sesión de brainstorming es un espacio en el que las ideas pueden mezclarse, superponerse y fusionarse para dar lugar a soluciones nuevas y más complejas.

Fomentar la colaboración y el enriquecimiento mutuo de las ideas es fundamental para el proceso, ya que da lugar a soluciones más robustas. Plantear preguntas y representar situaciones hipotéticas, por ejemplo, pueden ser dos buenas formas de combinar y refinar las ideas presentadas.

Cómo hacer un brainstorming efectivo

cómo hacer un brainstorming

Para llevar a cabo una sesión de brainstorming o tormenta de ideas que realmente obtenga resultados valiosos, se necesita un enfoque estructurado que asegure que se sigan los principios fundamentales que ya te he comentado.

A continuación, resumo rápidamente los pasos clave para hacer un brainstorming como debe ser.

Paso 1: Designación de un mediador

Al tratarse de un ejercicio en grupo, una sesión de brainstorming necesita tener ciertos límites. Ya hemos hablado de los principios fundamentales que hay que seguir: suspensión de las críticas, cantidad antes que calidad y asociación de ideas.

Pues bien, para garantizar que la lluvia de ideas transcurra de forma correcta, debes elegir a alguien que sirva como mediador de la sesión. Esta persona se encargará de proporcionar pautas y evitará que la sesión se disperse en exceso.

En definitiva, el mediador será el encargado de plantear preguntas, de proponer juegos y de guiar al grupo desde el principio hasta el final del ejercicio.

Paso 2: Definición del problema

Define claramente el objetivo de la sesión de brainstorming. ¿Qué problema deseas resolver o qué ideas buscas generar? Selecciona a los participantes adecuados para la lluvia de ideas: reúne a personas con diversas perspectivas y conocimientos relevantes sobre el tema en cuestión.

Elije un lugar tranquilo y cómodo para la reunión, donde todos los participantes puedan concentrarse en la tarea sin distracciones. Puedes utilizar paneles de inspiración o moodboards para que nadie pierda de vista el objetivo principal.

Proporciona materiales de escritura y plantéate la utilidad de un tablón o pizarra en los que los participantes puedan anotar sus ideas.

En muchos casos, los post-its pueden resultar muy útiles para que los equipos de trabajo visualicen de un vistazo todo aquello que se ha propuesto.

Paso 3: Generación de ideas

El mediador deberá dejar claras las reglas del ejercicio y animar a los participantes a compartir sus ideas sin restricciones. Dependiendo de la dinámica de la sesión, podrán hacerlo verbalmente o por escrito.

Existen juegos o dinámicas que sirven para estimular la creatividad y fomentar la participación durante la tormenta de ideas (después veremos algunas). También resulta crucial realizar un ejercicio de asociación: cuando alguien presente una idea, los demás podrán construir sobre ella o usarla de inspiración para nuevas propuestas.

Uno de los beneficios demostrados de la lluvia de ideas es que ayuda a que los miembros del equipo se sientan más cómodos compartiendo ideas entre ellos, incluso fuera de una sesión estructurada.

Paso 4: Evaluación y selección

Una vez tengas ya un conjunto de ideas satisfactorio, es el momento de evaluarlas. Anima al grupo a debatir las ideas en función de su relevancia, viabilidad y originalidad. Puedes utilizar métodos de votación o clasificación para identificar las propuestas más prometedoras.

¿Y eso es todo?

Pues sí. Aunque también es importante que la evaluación se realice de manera constructiva, centrándose en las fortalezas y posibilidades de mejora de cada idea. ¡Mantén un ambiente positivo! Al fin y al cabo, la lluvia de ideas es un ejercicio de team-building excelente. Nadie es responsable total de los resultados, sino que se trata de un esfuerzo de equipo.

Consejos extra para moderar y guiar una sesión de brainstorming

Tú lo que quieres es aprovechar al máximo el potencial creativo de tu equipo, ¿verdad? Pues aquí tienes algunas consideraciones adicionales para sacar partido a una lluvia de ideas.

  • Establece un marco de tiempo: Limita el tiempo asignado a cada etapa (generación de ideas y evaluación) para mantener la eficiencia y el flujo constante de pensamientos. El tiempo marcado irá en función de la complejidad del problema.
  • Estimula la participación: En momentos de bloqueo creativo, emplea técnicas de estimulación para reactivar el ejercicio. Puedes hacer preguntas («¿Cómo podríamos…?») o poner ejemplos que sirvan de inspiración.
  • Anota todas las ideas: Asegúrate de documentar todas las ideas, incluso las que inicialmente parezcan poco prometedoras. A veces, los conceptos menos pensados pueden conducirnos a soluciones innovadoras en etapas posteriores. ¡Fomenta las ideas disparatadas!
  • Sé visual: Los esquemas y los post-its pueden hacer que las ideas cobren vida y sirven para que el equipo sea consciente del progreso del ejercicio.
  • Cuida a los introvertidos: Que alguien sea tímido no quiere decir que no tenga ideas increíbles. En un contexto grupal, suele suceder que los introvertidos se quedan en silencio mientras los extrovertidos dominan la conversación. El moderador debe «supervisar» al equipo para garantizar un entorno propicio en el que incluso los participantes más tímidos puedan expresarse.
  • Convierte las ideas en acciones: Una vez seleccionada la idea final, crea un plan de acción con pasos detallados y tangibles y marca una fecha límite para su implementación. La coordinación entre los miembros del equipo será mejor y evitarás pasar por alto ningún detalle.

tipos de brainstorming

No existe un solo tipo de brainstorming

No existe una fórmula única para el éxito del brainstorming: la elección del enfoque dependerá de los objetivos específicos de la sesión y las preferencias del grupo.

En última instancia, lo más importante es fomentar un ambiente de colaboración y creatividad en el que las ideas fluyan libremente. Para conseguirlo, hay muchas dinámicas de lluvia de ideas entre las que puedes elegir.

¿Te cuento cuáles son las más populares?

1. Lluvia de ideas individual

En esta técnica, los participantes generan ideas de forma independiente y luego las comparten con el grupo. Esto permite que cada participante explore sus propias perspectivas antes de colaborar con otros, sin influencias externas, y puede ser especialmente útil para personas tímidas o introvertidas.

2. Lluvia de ideas grupal

Es el estilo de brainstorming sobre el que más hemos hablado hasta ahora. En una lluvia de ideas grupal, los participantes comparten sus ideas de manera abierta y colaborativa, sin juicios. Esta técnica fomenta la sinergia entre los participantes y puede dar lugar a asociaciones de ideas para generar soluciones más sólidas.

3. Mind mapping (o mapas mentales)

El «mind mapping» en el contexto del brainstorming es una técnica visual que se utiliza para organizar y representar las ideas de manera gráfica y jerárquica. En un «mind map» (mapa mental), se coloca una idea central en el centro de una página o una pantalla y, a partir de esa idea central, se crean ramas que representan ideas relacionadas o subtemas.

El «mind mapping» es particularmente útil durante una sesión de brainstorming porque permite a los participantes organizar y visualizar sus ideas de manera estructurada. A medida que surgen ideas en la sesión, se pueden agregar como nodos en el mapa mental y establecer conexiones visuales entre las que están relacionadas.

Esto fomenta las asociaciones entre conceptos y la expansión de las ideas, además de ayudar a desglosar ideas complejas, identificar patrones y visualizar soluciones.

4. Método SCAMPER

El método SCAMPER es un acrónimo que representa los 7 filtros a través de los que puedes mirar un problema. En esta técnica de pensamiento creativo, para un concepto o idea existente, el grupo se deberá preguntar cómo Sustituir, Combinar, Adaptar, Modificar, Proporcionar otro uso, Eliminar o Reorganizar elementos para llegar a una solución original.

5. Brainstorming inverso

Normalmente, en una sesión de brainstorming al uso, se le pide al grupo que trate de imaginar soluciones a un problema. Como resultado, pasarán más tiempo cavilando sobre la meta del ejercicio (la solución) que sobre el punto de partida (la causa del problema).

El brainstorming inverso es una técnica que se basa en nuestra habilidad natural para identificar problemas antes que soluciones. En lugar de pedir a un grupo que genere ideas que funcionen, el grupo idea todas las formas en las que un plan podría fallar. A menudo, es más fácil criticar y ver lagunas en un plan que elaborar una estrategia para su éxito. Una vez que el grupo tiene esta lista, pueden examinarla y encontrar soluciones a cada problema.

Si vas a empezar un proyecto nuevo y quieres anticiparte a potenciales obstáculos futuros, si tu equipo tiende a ser altamente analítico, si tienen dificultades para generar ideas rápidamente o si llegan a la sesión de brainstorming con opiniones preformadas que podrían obstaculizar el flujo libre de nuevas ideas, el brainstorming inverso puede ser la mejor dinámica.

dinámicas de brainstorming

6. Brainstorming con palabras al azar

Ya hemos visto que el principal objetivo de una sesión de brainstorming es generar ideas nuevas. Una de las mejores formas de hacerlo es, simplemente, mencionar las primeras palabras que nos vienen a la mente al mencionar un tema específico. Es exactamente en lo que consiste la lluvia de ideas con palabras al azar.

Se trata de plantearle un problema al equipo e indicarles que compartan las primeras palabras que se les ocurran, sin importar cuáles sean. Tendrás que anotar todas y cada una de esas palabras y, a continuación, revisarlas y asociarlas para ver si inspiran una solución al problema. A la mente humana le encanta establecer conexiones, sin importar cuán diferentes sean dos conceptos.

Además, este método de brainstorming tiene la ventaja de ser superrápido.

7. Técnica Delphi

La técnica Delphi es una forma de brainstorming en la que los participantes envían sus ideas de manera anónima al moderador. A continuación, este las compila y las envía de nuevo a los participantes para la fase de evaluación. El proceso se repite durante varias rondas (a menudo, tres o más) con el objetivo de alcanzar un consenso.

8. Brainwriting

El «brainwriting» es una variante del brainstorming en la que los participantes escriben sus ideas de forma individual en lugar de compartirlas oralmente. Cada persona tiene su hoja de papel o espacio digital y agrega sus ideas en silencio.

Cuando terminan, pasan su papel a la siguiente persona, que revisa las ideas y las complementa. Una vez los papeles han completado el círculo, el equipo comparte todas las ideas (generalmente, en una pizarra o tablero).

El primer beneficio de esta técnica es que puede fomentar una mayor participación, especialmente entre aquellos que pueden sentirse cohibidos al hablar en el contexto de una reunión. Así, el terreno de juego es el mismo para todos. ¿El segundo beneficio? Que los participantes se ven obligados a desarrollar las ideas de los demás, en lugar de simplemente criticarlas.

Ejemplos de sesiones de brainstorming para la historia

A lo largo de los últimos 80 años, más o menos, la lluvia de ideas ha supuesto una valiosa herramienta para abordar problemas complejos, fomentar la innovación y promover la toma de decisiones efectivas.

A continuación, te cuento algunos ejemplos históricos de sesiones de brainstorming que han dejado su huella en el mundo y han demostrado el impacto que esta técnica puede tener en la resolución de problemas en diferentes sectores.

Ejemplo 1: La Galería Nacional de Arte de Estados Unidos

Logo de la Galería Nacional

El personal de la Galería Nacional de Arte de Washington, D.C. deseaba mejorar la experiencia de los visitantes al museo. Se habían dado cuenta de que muchos de ellos se sentían incómodos e inseguros ante las obras de arte, en gran parte debido a que no se consideraban demasiado entendidos en la material.

Para abordar este desafío, el museo optó por llevar a cabo una sesión de lluvia de ideas durante la que los participantes generaron posibles soluciones. Tras finalizar el tiempo, se compartieron las propuestas en grupo. A continuación, se refinaron las soluciones con distintas aportaciones de los demás participantes y se eligió la que a todos pareció más adecuada.

En este caso concreto, la solución pasaba por mostrar vídeos cortos y bajo demanda en el atrio del museo. De esta manera, los asistentes tendrían la oportunidad de adquirir los conocimientos previos necesarios para disfrutar de su visita al museo. La idea se puso en práctica y tuvo un gran éxito.

Ejemplo 2: Pixar y sus pelis de animación

Pixar logo

En el mundo del cine de animación, Pixar es conocida por su enfoque colaborativo y creativo. ¿Sabías que utilizaron sesiones de brainstorming para dar vida a clásicos como Toy Story o Buscando a Nemo?

En Pixar intentan crear un entorno en el que todos valoren las opiniones de los demás, incluso cuando sean negativas, y en el que se siga una filosofía de trabajo en equipo y de celebración del éxito ajeno.

Por ejemplo, en lugar de asignar guiones a los directores, prefieren que sean ellos mismos los que conciban la película y, después, se sumerjan en su proceso de creación. En Pixar son conscientes de que, en algún momento, la pasión del director lo dejará ciego a los problemas inevitables de la película. Es en ese momento cuando se le ofrece el resultado de una sesión de brainstorming.

El director y su equipo creativo podrán aplicar las soluciones propuestas por los participantes en la sesión o descartarlas, a su entera libertad. Los motivos para esto son dos:

  • El director y su equipo son los máximos expertos en la película y la solución que ellos escojan será, con toda probabilidad, la mejor idea disponible.
  • Los participantes en el brainstorming se verían bajo demasiada presión si supieran que de sus ideas depende el destino de la película.

¿Qué te parece?

Ejemplo 3: Google

logo de google

En Google no consideran que tengan la fórmula secreta para la innovación, pero sus mejores ideas tampoco son un misterio inexplicable. Por el contrario, han descubierto que se pueden inducir de forma sistemática y que se pueden mejorar continuamente.

¿Cómo lo han hecho?

Pues a través de un proceso lineal de brainstorming con el que generar ideas nuevas y convertirlas en productos reales. El proceso tiene 3 máximas fundamentales:

  1. Conoce a tu usuario: Para solucionar un problema, primero debes enfocarte en el usuario al que se lo estás resolviendo. Todo lo demás vendrá rodado.
  2. Pensamiento 10X: No se trata de mejorar algo en un 10%, sino de multiplicar su rendimiento por 10. En Google, el objetivo es pensar a lo grande.
  3. Prototipado: En Google se niegan a terminar sus sesiones de brainstorming organizando una reunión de seguimiento días más tarde. Cada sesión termina en la creación de un prototipo de producto que no tiene que ser perfecto, sino simplemente una manifestación física de su respuesta a las dudas más inmediatas y una primera propuestas para una idea prometedora.

Herramientas para hacer un brainstorming

Existen numerosas herramientas en línea diseñadas específicamente para facilitar y mejorar las sesiones de brainstorming y la colaboración entre equipos. Están pensadas para ayudarte a organizar conceptos en entornos virtuales, lo que es esencial si tu equipo está disperso geográficamente o trabaja en remoto.

Cada una de estas herramientas tiene sus propias características y ventajas, por lo que es importante encontrar la que mejor se adapte a las necesidades de tu equipo y el tipo de brainstorming que quieres llevar a cabo.

¡Al lío!

MindMeister

MindMeister Logo

MindMeister es una herramienta de mind mapping (¿te acuerdas?, los mapas mentales que te contaba más arriba) en la nube que facilita la generación de ideas y la organización de conceptos.

Permite la colaboración en tiempo real a través de votaciones, comentarios y chat en tiempo real. Resulta una opción excelente para estructurar pensamientos y planificar proyectos y flujos de trabajo, agregando imágenes, vídeos, archivos u otros enlaces al mapa mental.

Además, por si no tienes mucha experiencia en la creación de mapas mentales, MindMeister cuenta con formación sobre el tema. También se integra con MeisterTask, que es una solución para la gestión de tareas, y con otras aplicaciones populares como Microsoft Teams, GSuite, Dropbox y Confluence.

Tiene un plan básico gratuito, si lo quieres probar.

Coggle

coggle logo

Seguimos para bingo con los mind maps, Coggle es otra herramienta de mapas mentales en línea que facilita la organización de conceptos en un formato de diagrama visual. Gracias al gran número de opciones de color y estilo que ofrece Coggle, tu equipo podrá crear mapas mentales visualmente atractivos y fáciles de entender.

Con Coggle, puedes gestionar hasta tres mapas mentales privados de forma gratuita. Las integraciones disponibles actualmente incluyen Asana, Dropbox, GitHub, Google Drive, Jira, MeisterTask, Microsoft Teams, Trello, Typeform y Zapier.

Miro

miro logo

Para capturar tus ideas, no hay nada como una pizarra en blanco. Ahora bien, si no puedes trabajar junto con tu equipo en persona (porque estáis en remoto o porque vuestros horarios lo impiden), Miro te ofrece una pizarra online que os resultará perfecta.

Cuenta con plantillas para todas las fases de un proyecto, que te ayudarán a coger confianza con el software rápidamente. Además, puedes desplazarte por el tablero, usar la función de arrastrar-y-soltar y agregar formas, texto y post-its. Actualmente, se integra con Confluence, Google Docs, Jira, Microsoft Teams, Mural, Slack, Trello, Typeform, Webex y Zoom.

Google Jamboard

jamboard logo

Como alternativa a Miro, quizá te interese conocer Jamboard: es la herramienta de pizarra digital de Google, que permite a los equipos colaborar en tiempo real en un lienzo virtual. Puedes dibujar, escribir y agregar notas adhesivas de manera creativa.

No cuenta con todas las funciones de Miro, ni con sus integraciones, pero su uso es gratuito y quizá quieras probarlo.

Lucidchart

Lucidchart logo

¿No te llega con una pizarra virtual? Si tiendes a pensar de forma más lineal, quizá le saques más provecho a un software de diagramas o de creación de flujos.

Lucidchart te proporciona una gran cantidad de funcionalidades de planificación, incluso en su versión gratuita. Tendrás plantillas para elegir en las que podrás representar tus procesos con distintas formas y estilos. Admite diferentes tipos de archivos y permite colaborar en tiempo real para brindar a tus equipos una interfaz sincronizada.

Brainstorming: Apuntes finales

Hemos llegado al final del artículo, pero no al final del tema. Seguramente vayas a necesitar varias instancias de ensayo y error antes de descubrir qué dinámicas de brainstorming generan las mejores ideas, y de manera más fiable, para tu proyecto.

Recuerda que hay ejemplos reales que demuestran el éxito de las lluvias de ideas en diversos campos, ¿por qué ibas tú a ser menos? Solo tienes que dar con aquello que le funciona mejor a tu equipo de trabajo.

Deja un comentario y cuéntame un poco cuál es tu experiencia con el brainstorming. ¿Te ha sido útil alguna vez? Por el contrario, ¿crees que es una técnica con demasiado hype para los resultados que genera?

Andrea Barreiro
Andrea Barreiro

Técnico de marketing online en el sector del hosting desde 2012. Invierte el tiempo en leer mucho, subir montes e intentar que Bowie no se coma el sofá.

Artículos relacionados

Si te ha gustado este post, aquí tienes otros que pueden ser de tu interés. ¡No dejes de aprender!

Tenemos 0 comentarios en "Brainstorming: La técnica para generar ideas creativas"
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Vienes de otro proveedor?

¡Ningún problema! Te migramos gratis y sin cortes
cohete raiola