Qué es el branding corporativo y cómo hará que tu marca destaque por encima de toda tu competencia

Autor: | 2018-04-27T11:14:51+00:00 Fecha: 18/09/2017|Categorías: SEO y Marketing|Comentarios: 3 comentarios

Cuando empiezas con un negocio online, te das de golpe contra una realidad. Solo eres uno más dentro del inmenso universo de Internet. No hay sector en el que no exista competencia o no haya alguien ofreciendo productos y servicios parecidos a los tuyos.

¿Qué hacer para convertirse en ese foco en medio de la oscuridad y destacar por encima de nuestros competidores?

Branding corporativo.

Esta estrategia consiste en trabajar tu marca para que sea más reconocible por unos determinados valores y empatizar así con tu público objetivo. Queremos que cuando alguien piense en tu temática, lo primero que le venga a la cabeza seas tú.

¿Imposible?

Ya lo veremos después del post. 😉

 

 

¿Qué es el branding corporativo?

Como siempre, vamos a empezar con la definición:

El branding corporativo consiste en construir una imagen de marca que sea fácilmente reconocible por el público gracias a su identidad visual y a los valores que transmite.

Así de simple.

El objetivo es conseguir que tu marca sea lo primero que le viene a la mente a una persona cuando se habla de algo en relación a tu temática.

¿Por qué es esto importante?

Te lo explicamos con un ejemplo.

Piensa ahora en una marca de pan de molde… Probablemente, la primera que te ha venido a la mente sea Bimbo. Y si te hubiésemos preguntado por yogures, casi seguro que habrías pensado en Danone.

Venga, al mejor de tres, ¿y si decimos “bolígrafos”? ¿BIC quizás?

Ahora imagínate a una persona haciendo la compra y que recuerda de golpe que no tiene pan de molde… sí, lo primero que le vendrá a la cabeza es ESA marca. Interesante, ¿verdad?

Pues justo eso, entre otras funciones, es lo que consigue el branding corporativo. Trabajamos para que el público asocie tu marca con una idea o un concepto.

Pero vayamos un poco más lejos.

 

Ventajas y desventajas del branding corporativo

Antes de lanzarte a diseñar tu plan de branding corporativo, veamos los pros y los contras de esta estrategia. 

 

Ventajas

  • Marca referente: aunque no sean clientes tuyos, ahí estará siempre el nombre de tu empresa. Por ejemplo, cuando te adelanta un coche muy rápido por la autovía piensas… “parece que va en un Ferrari…”.
  • Cercanía: en una estrategia de branding corporativo vinculamos nuestra marca a unos valores (lo veremos más adelante). Esto hará que se te vea más cercano, menos artificial.
  • Fidelidad: el cliente se sentirá más identificado con tu empresa, lo que hará que sea más leal a la marca (más ventas recurrentes).
  • Permanece más en la memoria: ¿quién no sabe qué es Coca Cola? Su branding ha calado tan hondo que es imposible ver una lata roja y no pensar en la marca.

 

Inconvenientes

  • Es un proceso lento: es algo que tienes que tener claro, los resultados de un plan de branding corporativo se empiezan a notar pasado un tiempo. Piensa que estás creando, dicho de forma sencilla, la “personalidad” de tu marca. Es algo que lleva tiempo.
  • Costoso: por ser un proceso largo, al principio te tocará invertir sin ver un retorno de la inversión.

Aunque es cierto que desarrollar tu marca conlleva un tiempo, piensa que estás trabajando en posicionar tu marca como un referente. A la larga, siempre merecerá la pena.

 

Cómo crear tu plan de branding corporativo paso a paso

Ahora que ya hemos visto toda la teoría, saltamos al terreno de juego. En este apartado te explicamos cómo elaborar una estrategia de branding corporativo para que tu marca conquiste el corazón de toda tu audiencia.

 

1. ¿Quién eres?

No puedes construir una identidad, si tú mismo no sabes quién eres. Por eso, lo primero es definir cuáles son tus rasgos más representativos y cómo quieres que te vean las personas.

Cuando definiste tu modelo de negocio (incluso es posible que rellenases una plantilla Canvas), lo normal es que creases tu propuesta de valor.

Y si no es así, es por donde tienes que empezar.

¿Qué es eso?

La serie de características que te hacen diferente de tu competencia y hace que un consumidor te elija a ti.

Consta de tres elementos:

  • Relevancia: cómo tu producto o servicio soluciona el problema del cliente o hace más sencillo su día a día.
  • Buyer persona: a quién exactamente te enfocas.
  • Diferenciación: el motivo por el que tu cliente tiene que elegirte a ti y no a otro.

Crear tu propuesta de valor es la base de tu negocio y la piedra angular sobre la que sustentar tu plan de branding corporativo.

Un buen ejemplo de esto es Starbucks.

No deja de ser una cafetería, pero su propuesta de valor es completamente diferente: no se trata de tomarte un café, sino de que te sientas como en tu casa tomando un café.

¿Cómo lo logran?

Decoran sus locales de forma más acogedora para que parezcan más el salón de una casa que una cafetería, o llamándote por tu nombre cuando tu bebida está lista.

 

2. ¿A quién nos dirigimos?

Ahora que ya tienes claros los rasgos que definen a tu empresa, tenemos que ver cómo adaptamos nuestros mensajes a nuestro buyer persona.

Imagina que tu público objetivo ronda los 18 años. Tu marca debe identificarse con sus valores, su lenguaje y sus gustos. Por ejemplo, no tendría mucho sentido que usases un lenguaje muy formal o que tu diseño web fuese muy sobrio.

Tiene que existir una coherencia entra la “filosofía de vida” de tu cliente y tu marca. Si esto no se cumple, será imposible que tu audiencia se sienta identificada contigo.

Por eso, cuando creamos la plantilla de nuestro buyer persona, analizamos sus preocupaciones, necesidades, gustos o sueños. Toda esta información es la que te ayuda a empatizar con él.

 

3. ¿Cuáles son tus valores?

Nunca subestimes la importancia de transmitir valores y emociones con tu marca, porque como te decíamos antes, es la vía para empatizar con tu público objetivo y aportar valor añadido.

¿Nunca has pagado más por un producto porque te trasmitía “algo”?

Esto es más habitual de lo que piensas. En muchas ocasiones, tomamos decisiones por las emociones que nos transmite el artículo.

Seguridad, confianza… llámalo como quieras, pero lo elegiste porque conectó contigo a otro nivel.

Las empresas se esfuerzan en comunicar valores, porque así les resultará más fácil conectar con su público. Te ponemos varios ejemplos:

  • Coca Cola: no venden un refresco, sino felicidad.
  • Nike: superación y esfuerzo.
  • Ikea: un estilo de vida más libre y moderno.
  • Volvo: prestigio y seguridad.

La emoción vende, eso está claro.

 

4. Diseña una identidad corporativa coherente con tus valores

Con toda la información que has recopilado hasta ahora, toca ponerse manos a la obra y empezar a diseñar, o rediseñar, los siguientes aspectos:

  1. Naming: puede tener relación con tu servicio como Mercadona, o que no tenga nada que ver, como Google. Lo importante es que sea fácil de recordar y asociar a algo.
  2. Colores: transmiten sensaciones, así que no los descuides. Por ejemplo, cuando McDonald’s quiso cambiar su imagen, cambió su característico rojo por un verde que evoca salud y naturaleza.
  3. Logo: es la representación visual de tu empresa y debe ser coherente con todo lo que hemos visto antes (propuesta de valor, público y valores de la empresa).
  4. Tipografía: no confundas originalidad con complicar las cosas. Si buscas una tipografía muy ornamentada, piensa que será menos legible.
  5. Diseño web: sin perder la usabilidad, intenta que tu diseño también transmita tus valores de marca.

Un error bastante habitual es que se pierda la coherencia de la identidad visual cuando estamos en muchos canales o se emiten muchos mensajes distintos. Cambiamos las tipografías, usamos otra gama de colores distintos, etc. Para que eso no te ocurra, es muy útil crear un manual de identidad corporativa.

 

5. Estrategia de branding corporativo

Como sabemos que arrancar siempre cuesta, vamos a “calentar” tu cerebro con algunas de las mejores estrategias que puedes incorporar a tu plan de branding corporativo.

 

A. Curación de contenidos

La curación de contenidos es una técnica que consiste en seleccionar la mejor información de tu temática, para crear y compartir los mejores artículos con tu comunidad. 

Pero, en ese filtrado que hagas, tienes que buscar temas relacionados con la imagen que quieres proyectar.

Veamos un ejemplo muy claro como pueda ser el de Nike. Con un simple vistazo a su página de Facebook o canal de YouTube, te darás cuenta de a qué nos referimos. Y para muestra un botón, este es el primer vídeo que verás al entrar en su canal:

¿Ves cómo refuerza la imagen de superación, mostrando a un atleta batiendo su mejor tiempo?

 

B. Marketing de contenidos

Al igual que antes, los contenidos que tú crees también deben reforzar tu imagen de marca y ayudar a difundir tus valores. ¿Cómo?

Una buena técnica para lograrlo es el storytelling. Todas las marcas usan las historias para transmitir su manera de entender el mundo. Fíjate en este ejemplo de Amazon de hace muy poco.

No se habla de todo lo que hay en Amazon, sus precios o la rapidez de sus envíos. El anuncio es una historia en la que la marca habla de ser diferente.

 

C. Presencia en eventos relacionados

¿Recuerdas el nombre de Felix Baumgartner? Es posible que no, pero hace unos años (2012), se convirtió la persona que saltó desde un globo a más de 38.000 metros y batió con ello varios récords mundiales.

En resumen, un “loco” al que si te pedimos que pienses qué empresa le patrocinó, ¿cuál dirías que fue?

Deportes de riesgo…

Hazañas arriesgadas…

Efectivamente, Red Bull.

Gracias a patrocinios como este, Red Bull ha logrado posicionarse como la marca para los amantes de los deportes más extremos. Y eso sin contar que consiguió colarse en las principales cadenas del mundo… ¿en qué país no se vieron las imágenes?

 

D. Trabaja con influencers

Conseguir una colaboración con un referente de tu mercado puede ser una estrategia muy efectiva. Las personas admiramos y nos sentimos muy identificadas con ciertos personajes, por lo que lograr que uno de ellos patrocine tu marca puede tener un impacto increíble.

Hay muchas maneras de conseguir una relación win-win:

  • Consigue que pruebe tu producto: al influencer no le costará dinero y si le gusta, lo compartirá con sus seguidores.
  • Si tiene un blog: ofrécete para escribir como autor invitado.
  • Entrevista: además del tener un contenido que difundirá en sus redes sociales, te servirá para romper el hielo y ya poder ofrecer otra colaboración.

No visualices a todos los referentes como estrellas inalcanzables, seguro que con la mayoría puedes establecer algún tipo de colaboración.

 

Haz que el mundo conozca tu marca gracias al branding corporativo

Como emprendedor, esto del branding corporativo puede sonarte muy lejano, como si solo fuesen cosas de multinacionales.

No lo veas así, cuidar tu marca y hacerla reconocible por unos valores es siempre una estrategia interesante, sea cual sea el tamaño del negocio. ¿Acaso no tienes redes sociales? ¿No tienes un blog o un canal de YouTube?

Entonces, no hay excusa. Trabajar tu marca está en tu mano.

Solo tienes que ponerte a ello.

[Total: 4 Promedio: 4]

Autor:

Editora de los contenidos de Raiola Networks. Se encarga de traer a este blog todos los temas que te puedan ayudar a poner en marcha tu negocio.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información estadística, mostrar publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, así como para interactuar en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies