La profesión del diseñador web freelance: ¿qué es y cómo serlo?

Cuando un emprendedor va a comenzar un nuevo proyecto, busca la manera de plasmar su idea en Internet y así poder compartirla y empezar a hacer negocio.

Una página web es el mejor lugar para establecer tu casa virtual.

Las redes sociales tienen dueño y pueden cambiar las reglas cuando quieran, disminuir el alcance orgánico para que pagues a cambio de visibilidad o, incluso, cerrarte la cuenta sin previo aviso.

Empiezas a hacer la web. Hosting, WordPress, plugins y plantillas se convierten en nuevas palabras de tu vocabulario diario.

Tus padres no te entienden cuando hablas, ni siquiera tu pareja.

Vas practicando con esa joya llamada Elementor y te va gustando. Cuando no sabes cómo hacer algo, le preguntas a Google, buscas en YouTube o consultas en un grupo de Facebook.

La profesión de diseñador web te ha enamorado.

Tanto es así, que te planteas dejar aparcado tu proyecto inicial para dedicarte a ello. Además, has pagado ciertos plugins para WordPress que puedes instalar en varias webs.

Suscríbete a nuestra newsletter
¡Suscríbete a nuestra newsletter!

No te enviaremos spam, ¡te lo prometemos!. A nuestros suscriptores les enviamos nuestros contenidos sobre WordPress, hosting, marketing digital y programación.

¿Qué es un diseñador web freelance?

Un diseñador web es un profesional que se dedica a crear páginas web y vende sus diseños a sus clientes, ya sean empresas o particulares.

Quizá no sea la definición más espectacular, pero queda claro el concepto.

Su trabajo tiene una parte estratégica, otra gráfica y otra técnica:

  • Estrategia: El diseñador web tiene que entender el modelo de negocio digital o el propósito de la causa del proyecto (en el caso de ONGs e iniciativas solidarias).
  • Gráfica: El aspecto visual del sitio web es clave para generar una sensación agradable en el usuario y que se quede más tiempo.
  • Técnica: El diseñador web se enfrenta a cuestiones técnicas e informáticas que muchas veces lo agobian. Por eso es importante contratar un hosting WordPress con soporte técnico.

El dominio de estas 3 áreas hará que el servicio sea altamente rentable para el cliente, ya que la web cumplirá su objetivo gracias a la experiencia de usuario, la buena orientación del marketing y el buen funcionamiento del sitio web.

Los 5 elementos del diseño web

Hay 5 elementos principales que componen el diseño web:

Formas

Las formas son indispensables en cualquier diseño, también en Internet.

Si son redondeadas transmiten suavidad, adaptabilidad, desenfado. En cambio, las formas rectas y afiliadas denotan firmeza, orden, seriedad.

Con la llegada de Gutenberg y otros editores visuales, podemos personalizar al máximo este elemento de nuestra web.

Colores

La psicología del color juega un papel fundamental en cualquier diseño. El negro es elegancia, misterio; mientras que el verde es serenidad, naturaleza.

En general, los colores fríos (que contienen azul) transmiten tranquilidad, amplitud y profesionalidad. Por su parte, los colores cálidos (contienen rojo) transmiten pasión, calor y cercanía.

La correcta combinación de colores es todo un arte. Además, para que el aspecto sea acorde a la marca, debemos tener en cuenta los distintos significados.

Imágenes

Hay mucha diferencia entre utilizar imágenes de mala calidad o descargarlas de un banco de imágenes de alta resolución.

Las imágenes marcan la diferencia entre una web mediocre y una premium. Ya puedes tener el mejor diseño del mundo que, si le añades una imagen cutre, se irá al garete.

Recuerda, una imagen vale más que mil palabras.

Tipografías

Las grandes olvidadas del diseño web. La grafología es el estudio e interpretación de la personalidad de una persona a través de su escritura. Una muestra clara de la importancia de la tipografía.

En Internet ocurre igual. Una tipografía puede transmitir sentimientos muy variados, de forma similar a como ocurre con las formas.

Espacios

Son como el oxígeno que respiramos. No llaman mucho la atención pero sin ellos no podríamos vivir.

A veces queremos llenar tanto la web con textos, imágenes y formas que nos olvidamos de lo más importante: el espacio en blanco.

Y es que los elementos de una página web necesitan espacio para respirar. Si les das su espacio, se gana en armonía y facilidad de navegación.

Funciones de un diseñador web

La gente suele pensar que un diseñador diseña y nada más.

Sin embargo, un diseñador web freelance realiza muchas más funciones:

  • Análisis de objetivos: Como hemos visto, el diseñador debe partir de los objetivos del cliente para esa página web. Por ejemplo, conseguir alumnos para una membresía.
  • Diseño gráfico: Una vez conoce los objetivos, los valores de la marca y el mensaje que quiere transmitir, pasa a diseñar el wireframe o boceto de la web.
  • Diseño web: Ahora que tienes claro el diseño, es momento de plasmarlo en WordPress. Elementor te permite personalizar al máximo tu diseño y dejarlo como figuraba en el boceto.
  • Estructura SEO friendly: El diseñador también debe tener en cuenta el posicionamiento en buscadores al crear la web. Aquí te dejo unos cuantos consejos básicos de SEO para WordPress.
  • Optimización web: Por último, el profesional debe tener en cuenta la velocidad de carga y la usabilidad web, dos factores que influyen en las conversiones de la web y el posicionamiento web.

Estas son las 5 principales funciones de un diseñador web.

Además, en su trabajo tiene que dominar una serie de herramientas entre las que destacan gestores de contenidos como WordPress, maquetadores visuales como Elementor o lenguajes de marcado y diseño como HTML y CSS.

Sin olvidar la seguridad de la información y del acceso al panel de administración de la web.

Ventajas de contratar a un diseñador web

Los negocios online han potenciado sobremanera las oportunidades de negocio. Antes tenías que hacer grandes inversiones de capital para comprar o alquilar un local, reformarlo, adaptarlo a tu actividad, pagar licencias, comprar stock, etc.

A día de hoy es sumamente sencillo crear un negocio online con una inversión muy inferior a los miles de euros que costaba antaño.

Ante el auge del Do It Yourself, podemos tener la tentación de diseñar nuestra propia página web. Si somos avispados y desenvueltos, quizá podamos dedicar decenas de horas a formarnos y conseguir un resultado atractivo.

La experiencia es un grado y una web autodiseñada no puede competir con otra diseñada por un profesional del diseño web.

Como hemos visto en el apartado anterior, las funciones de un diseñador web son muchas y muy diversas, por lo que dominarlas todas requiere años de experiencia.

Estas son las ventajas de contratar a un diseñador web:

  • Rapidez: El diseñador web tiene una gran soltura fruto de su experiencia, así que terminará mucho antes que si la hicieras tú.
  • Soporte técnico: Los problemas técnicos suelen ser un quebradero de cabeza. Tener a alguien a quien recurrir con garantías es una liberación.
  • Resultado profesional: Si contratas a un buen diseñador, el resultado será una web optimizada que consigue sus objetivos de marketing.
  • Consultoría: El diseño web está enfocado a conseguir resultados (leads, ventas, etc.); por tanto, el diseñador puede ayudarte a orientar la estrategia para potenciar las conversiones.
  • Foco: Delegar el diseño web te permitirá dedicarte a otras áreas importantes de tu negocio, como captar clientes y entregar tus servicios o productos.

Contratar a un diseñador web es una de las mejores decisiones que puedes tomar para tu negocio online. Repercutirá directamente en tu posicionamiento en el mercado y te ayudará a diferenciarte y vender más.

Cuando entra a una página web por primera vez, el usuario decide en cuestión de segundos si se queda o se va. La primera impresión es muy importante.

Recuerda que no hay una segunda oportunidad para una primera impresión.

Trabajar como diseñador web freelance

Si, a pesar de todo, quieres ser diseñador web porque te gusta y se te da bien, deberás seguir una serie de pasos para convertirte en todo un profesional que ayude a la gente a construir su casa en Internet.

Estos son los pasos para trabajar como diseñador web.

Fórmate como diseñador web

El primer paso para ser diseñador web es estudiar. Nadie nace aprendido.

Hay mucha información gratuita en Internet y puedes aprender muchas cosas. El problema es que nunca vas a tener la certeza de si está bien hecho o no.

Es preferible tener un referente que te guíe en el proceso de aprendizaje. Puedes apuntarte a una escuela de diseño web o trabajar en una empresa.

De cualquiera de las dos formas aprenderás mucho más rápido y con mayor seguridad que si vas por libre.

Especialízate en una plataforma

La especialización es clave para destacar en un mercado tan competitivo como el diseño web. Empieza por especializarte en una plataforma. Por ejemplo, WordPress.

Esto hará que domines la plataforma y te hará trabajar con mayor velocidad. Además, a los potenciales clientes les será más fácil saber cómo trabajas.

Si quieres, también puedes especializarte en un maquetador visual.

Crea tu marca personal

“La marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás delante”. Esta frase es de Jeff Bezos, fundador de Amazon y segundo hombre más rico del planeta.

Para construir una marca personal sólida es fundamental que seas transparente, que seas tú mismo. Si utilizas una expresión para hablar o escribir, dila. Si dices palabrotas, dilas. Si eres sarcástico, muéstralo en tu marketing.

La marca personal es mucho más que una fotografía de perfil o un logotipo.

Paquetiza tu oferta

Los servicios personalizados están muy bien para las grandes empresas, para un diseñador web freelance son inviables.

Como emprendedor, tienes numerosas tareas (administración, captación de clientes, creación de contenidos, marketing, ventas y, por supuesto, la entrega de productos o servicios).

No te sobra el tiempo, así que lo más rentable para la supervivencia de tu negocio y de tu vida personal es que paquetices tus servicios.

Crea packs que incluyan diversos trabajos y que estén orientados a diferentes bolsillos. Por ejemplo, un pack de diseño básico con las 4 páginas básicas (Inicio, Sobre mí, Servicios y Contacto) + una página para el blog.

Crea un sistema de ventas recurrentes

Lo más complicado de cualquier negocio es captar nuevos clientes.

El truco para tener una facturación más o menos estable es generar ventas recurrentes. Para ello, tienes que vender varias cosas al mismo cliente.

Puedes crear una serie de servicios entrelazados o un servicio principal y otro complementario y recurrente.

Siguiendo con el ejemplo del diseño web, puedes vender tu servicio de creación de páginas web y además, el mantenimiento, ya sea mensual o anual.

De esta forma, sacas más partido a la inversión de buscar nuevos clientes, ya que obtienes mayor facturación por cada uno.

Obviamente, habría que profundizar mucho más en todas estas cuestiones para transformar este texto en una realidad, tu realidad.

Si quieres tener tu propio negocio digital y, en concreto, vivir de ser diseñador web, te invitamos a ver esta masterclass gratuita:

El método para crear un negocio online haciendo páginas web de más de 1.000€ y disfrutar de libertad económica, geográfica y horaria… (aunque no tengas experiencia emprendiendo ni sepas programar)

Ahí verás las claves para ejercer esta profesión digital que está en auge y que tanto te gusta.

Maca Riestra y Iago Domeka
Maca es arquitecta reinventada en diseñadora web y Iago es ingeniero informático, ambos expertos en WordPress y formadores de diseñadores web. En los últimos años han consolidado su negocio online de diseño web IdeandoAzul.com. Ahora también forman a otras personas para que consigan tener un negocio online de éxito en la EscuelaDisenoWeb.com

Articulos relacionados

Si te ha gustado este post, aquí tienes otros que pueden interesarte. ¡No pares de aprender!

Compartir en twitter
Compartir en Twitter
Compartir en facebook
Compartir en Facebook
Compartir en pinterest
Compartir en Pinterest

Tenemos 0 comentarios en

"La profesión del diseñador web freelance: ¿qué es y cómo serlo?"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los precios mostrados no incluyen IVA