Qué es el dropshipping o cómo vender con una inversión mínima y sin preocuparse por el stock

Autor: | 2017-04-12T11:01:38+00:00 Fecha: 12/04/2017|Categorías: SEO y Marketing|Comentarios: 9 comentarios

Si buscas una forma de vender productos con una inversión mínima y sin tener que preocuparte del stock, este artículo te interesa.

Hoy te hablamos del dropshipping, un sistema de venta que justo reúne esas 2 ventajas. ¿Quieres saber en qué consiste y cómo montar una tienda así?

Entonces, no pares de leer.

 

¿Qué es el dropshipping?

El término dropshipping se refiere a un sistema especial de venta online. Su característica más destacada es que vendes productos de un mayorista (el dropshipper) que es el que se encarga de almacenar y enviar los artículos.

¿Con qué te tienes que quedar de esta definición?

  1. Vendes los productos de un mayorista o fabricante.
  2. Tú solo te ocupas de la parte comercial, de la venta.
  3. El dropshipper es el que almacena y manda los artículos.

No te preocupes si ahora no ves esto demasiado claro, luego explicaremos todo el proceso con profundidad.

Lo que sí es importante ahora es diferenciar el dropshipping del marketing de afiliación.

 

Diferencias entre el dropshipping y la afiliación

Estos 2 métodos de venta se pueden confundir porque en ambos casos no tenemos que preocuparnos del almacenaje y el envío.

La diferencia radica en que en la afiliación es más un sistema de recomendación de productos de terceros (aunque sí se pueden montar tiendas alrededor de este sistema).

Te explicamos de forma breve cómo funciona:

  1. El cliente llega a tu web: puede ser o no una tienda online. La afiliación es un sistema que usan muchos bloggers para recomendar productos en los que confían.
  2. Lee un artículo o review del producto: lo que explicas le convence y pulsa el botón de “comprar”.
  3. El pago se realiza en la web del propietario del producto: el proceso de cobro no lo gestionas tú, solo le envías al cliente.
  4. El propietario te paga una comisión: gracias al enlace detecta que la persona “viene de tu parte” y te paga un porcentaje.

En cambio, si tienes un negocio basado en el dropshipping, los productos constan como que son tuyos y puedes venderlos bajo tu marca. Por eso eres tú el que tiene que gestionar el proceso de pago.

Aunque es un concepto distinto porque se trata de un servicio, es parecido a lo que Raiola oferta con el Hosting Reseller.

Tú puedes ofrecer el servicio de hosting a tus clientes bajo tu marca, pero realmente el servicio lo daría Raiola. El funcionamiento es igual que el de una marca blanca.

 

Ventajas y desventajas del dropshipping

Ya hemos visto que con el dropshipping te olvidas de gestionar el stock y los envíos. Sin embargo, no es su única ventaja. Y como no, también tiene algunos puntos críticos de los que tienes que ser consciente.

 

Ventajas

  • Inversión cero en stock: solo pagas al dropshipper por cada artículo que vendes. Por tanto, no te arriesgas en ningún momento a invertir dinero en productos que luego no tengan éxito.
  • Mayor libertad para hacer pruebas: ¿los artículos que elegiste no se venden? No pasa nada porque no has perdido dinero. Podrás ir probando hasta que des con la clave.
  • Stock ilimitado: de nuevo lo mismo. Como solo pagas por venta realizada, puedes ofrecer todos los artículos que te dé la gana.
  • Escalabilidad: sistema escalable al 100%. Todo se puede automatizar.
  • Te olvidas del almacenamiento y los envíos: aunque empezases con pocos productos, tener que preparar el paquete y enviarlo conlleva una inversión en tiempo importante.

 

Desventajas

  • Menor margen de beneficios: esto es obvio. Tu porción del pastel será más pequeña.
  • Problemas con los proveedores: el dropshipping es un sistema goloso. Esto ha hecho que en Internet abunden “falsos mayoristas” que se dedican a vender productos con precios inflados.
  • Dificultades al trabajar con 2 proveedores a la vez: si trabajas con varios catálogos, un cliente podrá comprar artículos de distintos mayoristas, lo que implica que recibirá 2 paquetes.
  • Dependencia del dropshipper: ¿y si el paquete llega tarde? ¿Y si la calidad no era la esperada? Si tu proveedor no es serio tienes que tener en cuenta que la cara visible ante los clientes es la tuya.
  • Gestión del stock: de nuevo, si trabajas con varios proveedores puede resultar difícil controlar el stock que hay. También depende de la tecnología de la que dispongan.

Como ves, el dropshipping es un sistema muy interesante, pero no perfecto. Valora muy bien todos los factores antes de decantarte por un método de venta u otro.

 

que es dropshippingCómo montar un negocio basado en el dropshipping

¿Te ha gustado el dropshipping y quieres abrir un negocio basado en él? Pues prepárate porque nos ponemos ahora manos a la obra.

 

1. Estudio de mercado

Da igual cuál sea el negocio que quieras montar o que sistema uses. Siempre necesitas hacer un estudio de mercado para validar si tu idea es rentable.

Como recomendación general, piensa que siempre será más sencillo vender productos en un mercado consolidado y en el que hay movimiento.

Además de este consejo, te damos 3 recomendaciones más:

  1. Verifica lo que buscan tus clientes: si sabes lo que necesitan tus clientes solo tienes que centrarte en una cosa: ¡en dárselo! Pero, ¿cómo averiguar esa información? Estudia las palabras claves más buscadas de tu temática y usa Google Trends para verificar si su interés crecerá o descenderá en el tiempo.
  2. Puedes aportar valor: ¿puedes ayudar a tu público objetivo a sacar más provecho de tus productos? Ahí tienes una gran oportunidad para diferenciarte y establecer una estrategia de contenidos que te traiga clientes.
  3. Análisis de la competencia: además de saber si podrás desbancar a tus competidores de las mejores keywords (examina su autoridad y su número de enlaces entrantes con la MozBar), mira cuáles son sus puntos débiles. Intenta encontrar la forma de poder ofrecer algo mejor que lo que ellos hacen.

No cometas el error de entrar a un nicho de mercado sin evaluar antes tus opciones. En este punto es donde suelen equivocarse muchísimos negocios.

 

2. La elección del proveedor

Entramos en uno de los puntos más problemáticos, en saber si un dropshipper es bueno o malo.

Internet está repleto de intermediarios que fingen ser mayoristas para endosarte unos artículos con unos precios fuera de mercado. Aquí tienes 2 claves para identificar a estos proveedores de palo:

  • Comisiones mensuales: si contactas con un mayorista que te pide una cuota mensual, sal corriendo. Ningún proveedor de verdad hace eso.
  • También venden: ya tienes a tu proveedor, pero un buen día, navegando por Internet, descubres que también se dedica a vender al consumidor final (y como no, a precios menores que el tuyo). Esto indica que este mayorista es en realidad un intermediario.

Aclarado esto, veamos cómo puedes encontrar a buenos proveedores.

  • Fabricantes: ponte en contacto con el fabricante de los productos y pídeles que te proporcionen un listado de mayoristas.
  • Google: el método de siempre, pero eso sí, bájate a los submundos del buscador. Los mejores proveedores no van a estar en la página 1. Prueba también con sinónimos como “distribuidor”, “proveedor” o “venta al por mayor”.
  • Directorios: se trata de bases de datos de dropshippers especializados por temáticas. Son de pago.
  • Comercios locales: no es una idea descabellada. Si conoces alguna tienda que produzca lo que tú quieres vender habla con ellos. Muchos no trabajan en Internet por puro desconocimiento.

Pongamos que ahora tienes a varios proveedores localizados, ¿en qué debes fijarte para elegir?

  • Tamaño mínimo de un pedido: aunque se trate de un sistema de pago por venta realizada, algún proveedor te puede pedir un pedido mínimo de inicio.
  • Tarifa por pedido: te pueden pedir una tasa por cada envío por los gastos que supone el empaquetar (piensa que ellos trabajan con otro orden de cantidades).
  • Tecnología: punto importante de cara a automatizar. Fíjate en si te ofrecen inventario en tiempo real, cargas de datos personalizables o historial de pedidos.
  • Pedidos por email: esto también es importante para agilizar los procesos. Si cada pedido tienes que hacerlo por teléfono perderás mucho tiempo.
  • Soporte: cómo te van a atender y por qué canales.
  • Calidad: cuando tengas ya 2 o 3 opciones, compra un producto a cada uno. Así verificarás qué productos tienen mejor calidad y si los envíos llegan en tiempo.
  • Marca blanca: ¿aparecerán los datos del proveedor por algún lado? Lo ideal es que no sea así.

Ten en cuenta que muchos proveedores te pedirán que demuestres que eres un negocio online serio. No te extrañes, los mayoristas reciben muchísimas peticiones de personas que solo tratan de averiguar los precios cuando aún no tienen ni montada la web.

Solo buscan comprobar que vas en serio.

 

3. ¿Qué productos vender?

Es curioso. Mientras que muchas personas se piensan muy y mucho en qué mercado entrar, luego no reparan tanto sobre qué productos vender. Al ser un sistema en el que solo pagas cuando vendes, se suele dedicar menos tiempo a este punto.

No introduzcas miles de productos, siempre será más eficaz que tengas menos. Elige teniendo en cuenta esto:

  • Precio: no te vayas a los más baratos. Es más sencillo que vendas pocos productos caros que muchísimos baratos.
  • Mayor precio más atención: si quieres automatizar al máximo tu tienda, no escojas productos muy, muy caros. Cuanto mayor sea el importe, más necesidad tendrá el cliente de hablar contigo para que le aclares detalles.
  • Productos complementarios o accesorios: cuantos más productos tengas que se complementen, más sencillo te resultará que una persona compre más de un artículo de cada vez.
  • Muchos contenidos: si es posible, escoge productos sobre los que puedas generar muchos contenidos y así atraer clientes.
  • Tamaño: cuanto más pequeño sea, más opciones tendrás de que el envío pueda ser gratis.
  • Productos evergreen: cuanto menos cambie tu artículo sin perder valor mejor. Piensa que si se renueva de forma habitual, te tocará modificar todos los contenidos que tengas para adaptarlos.

Cuando ya tengas unas ventas, podrás ir viendo cuáles son los productos que más llaman la atención y cuáles no. Esto te permitirá ir afinando cada vez más e ir escogiendo mejor.

 

4. Una estrategia de marketing digital eficaz

Si eres de los que piensas que es montar la tienda y que las ventas llegarán por sí mismas es mejor que te ahorres el esfuerzo.

La competencia en Internet es atroz, así que necesitarás un buen plan de marketing para que puedas empezar a ganar clientes. Sistemas para ganar visibilidad hay varios:

  • SEO: posiciona las palabras clave más interesantes de tu sector y deja que Google te mande tráfico orgánico. Aquí tienes un post con los primeros pasos que debes dar para posicionar tu web.
  • Redes sociales: no intentes estar en todas, sino en la que está tu público objetivo.
  • Marketing de contenidos: escribe posts que aporten muchísimo valor a tu audiencia y deja que se viralicen.
  • Publicidad PPC: usa Facebooks Ads o Google Adwords para captar todavía más visitas. Sobre todo con la primera tendrás la opción de llegar a audiencias muy segmentadas.

Además de la visibilidad, no olvides que uno de los activos más importantes de un negocio online es captar suscriptores.

El email marketing es una de las estrategias más poderosas en estos momentos. Al tener el correo de los clientes, podrás seguir aportando valor y enviarles más información de tus productos y servicios.

A media plazo esto te hará vender más.

 

¿Qué te parece el dropshipping como sistema de venta?

Ya vimos antes que cualquier método tiene sus pros y sus contras. En principio, el dropshipping es gran sistema porque la inversión inicial es mínima y te olvidas de los envíos.

Sin embargo, eso no te garantiza vender. Si tu proveedor no es de calidad o tu estrategia de marketing brilla por su ausencia, te verás en apuros.

Pero ahora cuéntanos tú: ¿crees que es un buen método? ¿Ves difícil encontrar a un buen dropshipper?

 ¡Te esperamos en los comentarios!

[Total: 5 Promedio: 4.4]

Autor:

Editora de los contenidos de Raiola Networks. Se encarga de traer a este blog todos los temas que te puedan ayudar a poner en marcha tu negocio.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información estadística, mostrar publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, así como para interactuar en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies