Qué es un hosting web, por qué es tan importante y cómo escoger el que más te conviene sin tener que estudiar un máster

Por | 2018-05-22T05:42:19+00:00 17/04/2017|Varios|8 Comentarios

Salvo que seas informático o que domines temas más técnicos, esta es la pregunta del millón de cualquier emprendedor novato.

  • ¿Qué es un hosting?
  • ¿Para qué sirve?
  • ¿Cuál es el mejor para mí?
  • ¿Qué tengo que valorar para elegir bien?

Acto seguido de hacerse esas preguntas, ese emprendedor se irá a Google a buscar información. Y lo que ocurrirá es que además de terminar con un dolor de cabeza terrible, todavía tendrá más preguntas que antes.

¿Tú te sientes así?

Pues déjame decirte que en este post nos hemos propuesto explicarte qué es un hosting en un lenguaje que pueda entender hasta tu abuela.

¿Lo conseguiremos?

Eso solo nos lo puedes decir tú (cuéntanoslo en los comentarios). 😉

¿Qué es un hosting?

Empecemos con una definición de hosting normal, con la de la Wikipedia:

Es el servicio que provee a los usuarios de Internet un sistema para poder almacenar información, imágenes, vídeo, o cualquier contenido accesible vía web.

Te has quedado igual, ¿no?

Por eso, antes de entrar en más definiciones y como dicen que una imagen vale más que 1.000 palabras, te vamos a enseñar cómo es un hosting en la realidad.

 

que es el hosting

Feo, ¿verdad?

Bien, pues esa máquina tan horrorosa es a la que se conoce como hosting web (en inglés, web hosting). Aunque también se la puede denominar:

  • Alojamiento web.
  • Servidor web.
  • Almacenamiento web.

Esa máquina no deja de ser un ordenador. Ojo, pero es el ordenador (también conocido como servidor) que te va a permitir tener una página web en Internet.

¿Por qué?

  • Porque es donde podrás guardar todos los archivos que componen tu página.
  • Porque va a permitir que tu web sea vista por cualquier persona que tenga Internet.

Te ponemos un ejemplo casero: una cafetería.

Imagina que tienes una cafetería donde todos los días atiendes a tus clientes. Pero aunque tú entras y sales de tu cafetería todos los días, el local no es tuyo, lo tienes alquilado.

Bien, pues es sencillo.

  • La cafetería es tu página web, tu negocio online.
  • Los clientes son todas las personas que visitan tu página.
  • El local donde tienes la cafetería es tu hosting, donde tienes la web.
  • El casero que te alquila el local es tu proveedor de hosting, en este caso Raiola.

En definitiva, con la idea que tienes que quedar es que el hosting es donde tienes o alojas tu web. De hecho, “host” significa anfitrión es inglés.

 

Diferencias entre un hosting y un dominio

En este punto es donde también se suele enredar el asunto. Si el alojamiento web es el local, ¿qué es el dominio?

La dirección donde se ubica tu página web y que ayuda a tus lectores a poder encontrarte.

En nuestro caso: https://www.raiolanetworks.es.

La ventaja que tenemos en Internet es que nosotros podemos escoger el nombre de esa “calle”, para que se recuerde de forma más fácil. Lo normal es que para tu dominio uses tu nombre comercial.

Otros puntos importantes en relación al hosting y al dominio son los siguientes:

¿No sabes cómo elegir tu nombre de dominio o no se te ocurre nada? Entonces, echa un vistazo a este post.

 

Por qué es tan importante que no metas la pata a la hora de elegir el hosting

Aquí es donde llega la chicha del post y con lo que te tienes que quedar: con el porqué.

Para explicarte este punto vamos a volver a usar el ejemplo de la cafetería. Como te dijimos antes, el proveedor del alojamiento web (Raiola) es el casero.

Y ahora fíjate en lo que te puede ocurrir con un mal casero:

  • La cafetería no tiene alarma ni rejas por lo que cualquier día tienes un disgusto.
  • El local necesita una buena capa de chapa y pintura pero el casero te dice que así está estupendo.
  • Si se estropea algo se lava las manos y te dice que te apañes.

Pues todo eso te lo vamos a traducir ahora en versión online.

  • La seguridad brillará por su ausencia: te podrán hackear la web, verse infectada por malware; o directamente, tirártela abajo. Y sí, también les interesas a los piratas aunque tu web sea todavía pequeña.
  • Caídas: en cuanto recibas unas cuantas visitas de golpe, el servidor se colapsará y tu web no estará disponible.
  • Lentitud: haces clic y la web tarda una brutalidad en cargar. Un rollo. Pues si eso es malo para ti, también lo es (y mucho) para el SEO. Echa un vistazo a este post.

Eso no tiene buena pinta, ¿verdad?

Pues ahora te vamos a poner otro caso.

Llegas a casa después de haber hecho unas gestiones y miras el móvil. Un amigo te avisa de que tu tienda online está caída. Vas corriendo para el ordenador y de golpe ves que tu home se ha convertido en un montón de números y letras raras.

Escribes al hosting (ahora te das cuenta de que no tienen teléfono) y esperas rezando de que no sea nada muy grave. Pero su respuesta no arregla mucho: no han detectado anormal y no saben que pueda ser.

Y entonces, surge la pregunta: “¿y ahora qué hago?”.

Aunque esta situación ficticia que te hemos planteado pueda parecerte exagerada es más habitual de lo que te crees.

Tu hosting es el sitio donde guardas tu negocio online. Imagínate que de golpe pudieses perder todo el trabajo que has realizado y dejases de generar ingresos. Da miedo, ¿no?

Los problemas técnicos asustan, por eso es tan importante tener un buen hostingSi cuando algo falla, no tienes a nadie que te pueda ayudar, te aseguramos que eso te podrá dejar más de una noche sin dormir.

Verifica siempre qué canales de comunicación tendrás con tu proveedor y las opiniones que circulan acerca de su atención.

 

Tipos de hosting que existen: ¿cuál es el mejor para mí?

Si estás buscando ahora un proveedor de alojamiento web, habrás visto que existen miles y que hay muchísima variedad de servicios. Te explicamos cada uno y cuándo deberías escogerlo.

 

1. Hosting gratuito

Este es fácil. Nunca escojas un hosting gratuito o de estos que veas que cuestan muy, muy baratos.

Todo lo que te hemos explicado arriba se cumplirá.

 

2. Hosting compartido

Este tipo es el se suele escoger cuando empiezas porque todavía no tienes muchas visitas.

Su característica principal es que compartes el servidor con otras personas. Aunque tú nunca les conocerás o sabrás de que son sus webs, compartís recursos.

Es como si en tu cafetería cedieses una parte del espacio a otra persona para que venda chucherías. Compartís espacio pero también los gastos del alquiler.

En este caso, Raiola te ofrece varios planes de hosting compartido para que puedas escoger el que más se adapte a tus necesidades.

 

3. Hosting VPS

Tu proyecto ha crecido y ya tienes más visitas, por lo que necesitas un servidor web con más recursos, con más potencia. Es el momento de saltar de un hosting compartido a un hosting VPS.

Sigues compartiendo el servidor con otros usuarios, pero ahora recibes más parte de los recursos.

Aquí tienes que tener en cuenta que la complejidad técnica también sube. Por eso, el hosting te puede dar 2 opciones:

Tu elección aquí ya dependerá de tus conocimientos técnicos.

 

4. Hosting dedicado o servidor dedicado

Sí, como te habrás imaginado este es el escalón siguiente. Aunque aquí ya estamos hablando de webs con un volumen de tráfico muy alto (miles de visitas llegando al mismo tiempo).

En este caso, todos los recursos del servidor están enfocados a servir a tu web.

q es un hosting

 

Para qué sirve un hosting: otras funciones y servicios

Además de permitirte tener una página, un servicio de alojamiento web te puede proporcionar otras funciones.

  • Dominios: ya vimos antes que son servicios diferentes, por lo que se pueden tener contratados con empresas distintas. Sin embargo, si tienes los 2 en la misma te ahorrarás configuraciones (las DNS).
  • Correo electrónico: cuentas de email con tu dominio. Por ejemplo: hola@raionanetworks.es.
  • Copias de seguridad: fundamental para poder restaurar tu página si alguien la atacase o se viese afectada por malware.
  • Certificados SSL: este certificado es lo que convierte tu página en segura (lo que hace que aparezca el candado y la “S” después del “http”). Indispensable si tienes una tienda online para que tus clientes se sientan seguros.
  • Optimización WPO: para que tu web cargue como una bala, mejore tu posicionamiento SEO y tu experiencia de usuario. En este caso, tu proveedor lo que hará es optimizar tu CMS. Por ejemplo, este es uno de los servicios especiales que da Raiola con WordPress.
  • Desinfección: si tu página se ha visto infectada hay que analizar toda la web, eliminar el virus y sustituir los archivos.
  • Auditoría plugins: una de la mayores dudas a la hora de crear un negocio online es saber cuáles son los plugins que necesitas y cuáles puedes ignorar. Tener muchos plugins puede hacer que tu velocidad de carga se reduzca. Es otro de los servicios especiales que da Raiola.
  • Hosting reseller: tu proveedor te permite convertirte tú mismo en “hoster” de otros. Se trata de un servicio de marca blanca.

No todos los hostings ofrecen los mismos servicios, así que antes de contratar, examina cuáles son tus necesidades y orienta tu decisión en ese sentido.

 

Qué debes valorar a la hora de contratar un hosting

Desde luego, la relación calidad/precio (siendo la calidad el rendimiento del servidor) es muy importante a la hora de decidir. Sin embargo, nuestra recomendación es que no lo hagas solo por este punto, sino que valores también otras cuestiones.

 

1. Espacio en disco duro

Sí, se trata de cuántos archivos podrás almacenar. Como mínimo deberías empezar con 1GB. Si vas a montar una tienda online tendrás que subir más fotos por los productos, por lo que necesitarás algo más.

 

2. Escalabilidad

Ya viste antes los distintos tipos de hosting que existen y que debes escoger uno u otro según el volumen de visitas. Siempre será mejor que contrates de inicio con un proveedor que te permita escalar entre los planes. Por ejemplo, ascender de un hosting compartido a uno VPS, y de este, a uno dedicado.

Si no, lo que ocurrirá es que cuando tu proyecto crezca, tendrás que migrar a otro hosting con el engorro técnico que ello conlleva.

 

3. Especialización en CMS

¿Tienes claro qué CMS vas a usar? Entonces, busca un proveedor que esté especializado. A la hora de resolver problemas técnicos o asesorarte, todo será mucho más sencillo.

Por ejemplo, Raiola está especializada en WordPress porque entienden que es el CMS más versátil y que mejor rendimiento ofrece en todos los sentidos.

 

4. Garantía de devolución

Si un proveedor no te ofrece garantía de devolución no contrates con él. Da igual cuál sea.

En esto sé inflexible.

 

5. Seguridad

Revisa cómo te protege tu servidor en el caso de que tu web sea atacada.

  • ¿Te protege contra malware o virus?
  • ¿Contra ataques de fuerza bruta (DDOS) o de SEO negativo?
  • ¿Te hace copias de seguridad a diario?

Al principio siempre parece que no va a ocurrir nada, pero cuando llega el día en que te ves con un problemón te das cuenta de lo importante que es esto. Nunca dejes de revisar este punto.

 

6. Localización de la IP

Punto especial si tienes una tienda online o vendes productos digitales. Para vender a personas que residan en Europa, la UE obliga a que los servidores del hosting estén en alguno de los países miembros.

Todos los planes de hosting de Raiola Networks tienen IP española y sin listar en listas negras (punto muy importante también).

 

7. Atención al cliente

Y quizás el que todo el mundo ignora al principio pero más valora después de un tiempo (cuando ocurre algún problema). Pregunta siempre a otras personas o intenta averiguar la opinión de otros clientes sobre cómo funciona el servicio técnico.

Presta atención a lo siguiente:

  • Idioma: a no ser que domines el inglés, es mejor que busques un proveedor que te atienda en español. Aunque te defiendas, no tiene nada que ver el inglés común con una conversación sobre temas técnicos.
  • Canales: ¿solo tienes soporte por email o también por teléfono? En Raiola te dan los 2.

Saber que si hay un problema tienes a alguien a quien acudir te dará una gran tranquilidad. Piensa que, antes o después, siempre se dará algún fallo técnico.

 

¿Ya tienes claro qué es un hosting?

Esperamos que después de leer este post ya tengas claro qué es un hosting y para qué sirve. Sin embargo, lo más importante es que sí tengas una referencia de qué tienes que valorar antes de contratar a tu proveedor.

¿Dudas?

Déjanos un comentario y te responderemos encantados.

[Total: 10 Promedio: 4.7]

About the autor:

Editora de los contenidos de Raiola Networks. Se encarga de traer a este blog todos los temas que te puedan ayudar a poner en marcha tu negocio.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información estadística, mostrar publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, así como para interactuar en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies