Qué es un servidor DNS y cómo lo estás usando sin saberlo

Autor: | 2018-09-18T10:57:08+00:00 Fecha: 28/08/2018|Categorías: Soporte y Ayuda|Comentarios: Ningún comentario

El mundo de Internet está lleno de conceptos técnicos que, además para no facilitarte el asunto suelen tener siglas en vez de nombres: IP, ISP, VPS… y uno de los más utilizados, DNS.

Normalmente cuando hablas de DNS a lo que te estarás refiriendo es a un servidor DNS, pero para manejarte bien es importante que sepas exactamente a qué se refieren estos conceptos, que están relacionados pero son diferentes. En este artículo vamos a intentar arrojar algo de luz sobre el asunto, explicando de forma inteligible y para todos los públicos qué es el DNS, qué es un servidor DNS, y cómo funcionan ambos.

¡Ojo disclaimer! DNS y servidor DNS son conceptos complejos que exigen un trasfondo técnico para ser comprendidos en su totalidad. Con el objetivo de que este artículo aporte valor a la mayor cantidad de lectores posible, he dado más importancia a la accesibilidad que a la técnica, por lo que los más frikis veréis generalidades e ibomprecisiones en las líneas que siguen. Que sepáis que está hecho a propósito, ¡pero cualquier apreciación que queráis poner en los comentarios será bienvenida! 😉

 

¿DNS o Servidor DNS?

Cuando dices DNS, ¿a qué te estás refiriendo, al sistema DNS en general o a un servidor DNS en concreto?

Con la siguiente imagen seguro que ya te queda claro qué es cada cosa y cómo funcionan exactamente.

servidor dns esquema

Fácil, ¿verdad?

Esta es una foto de un dibujo que hice (¡a mano!) hace años para apoyar una explicación rápida a un alumno precisamente sobre esto, qué es un servidor DNS y cómo funciona el sistema. Pero claro, sin la parte verbal puede ser un poco más complicado …

Quizá lo mejor sea empezar por el principio.

¿Qué significa DNS? Pues pueden ser dos cosas:

  • Domain Name System. Literalmente “Sistema de Nombre de Dominio”, este término hace referencia al sistema en general en el que está basado el funcionamiento de los dominios en Internet: una red mundial de servidores que traducen nombres que tú como humano entiendes, a direcciones IP que las máquinas entienden.
  • Domain Name Server. Literalmente “Servidor de Nombre de Dominio”, este término se utiliza para referenciar un servidor DNS concreto, una máquina que está conectada a Internet y que se encarga de responder consultas DNS de otras máquinas. Es decir, una célula del entramado mundial de DNS.

Es una coincidencia desafortunada que tanto “System” como “Server” empiecen por “S”, porque esto implica una cierta ambigüedad en el término “DNS”; ¡pero cuando termines de leer este artículo lo tendrás completamente claro!

Así que para enfocar bien la explicación, voy a ir por partes: primero resumiré el objetivo del sistema DNS en general, y luego te enseñaré en más detalle cómo funciona una de sus células, un servidor DNS.

 

Historia del Servidor DNS

Si no tienes un perfil técnico, seguramente para ti Internet sea algo parecido a esto: entras en Google, buscas algo y miras en la primera página a ver qué sale. O lo mismo pero en Youtube. Por ningún lado aparecen las palabras “dominio” o “servidor DNS” … pero son imprescindibles para que puedas hacer lo que haces.

Para empezar con buen pie, recapitulo:

  • ¿Qué es Internet? Un montón de ordenadores conectados entre sí.
  • ¿Cómo se comunican esos ordenadores en Internet? Básicamente cada uno tiene una dirección numérica (como los números de teléfono). Actualmente lo que más se usa es lo que se llama protocolo TCP/IP versión 4, que se basa en direcciones formadas por 4 dígitos que van del 0 al 255. En este mismo blog puedes encontrar más información sobre direcciones IP, por si quieres ampliar.

Allá por finales de los años 60, cuando se estableció la primera conexión entre ordenadores a larga distancia, la cosa era sencilla: solo existían literalmente 4 sitios a los que poder conectarte (cuatro ordenadores en distintas universidades); por lo tanto era sencillo recordar la dirección numérica de cada uno igual que recuerdas cuatro o cinco números de teléfono.

Pero claro, en 1971 ya eran más de 20, y a partir de ahí fueron aumentando exponencialmente. Empezaba a hacer falta una solución a gran escala.

 

Servidor DNS antes de los 80

¿Qué harías tú si tuvieras (por ejemplo) 100 nombres cada uno con su código numérico, y tuvieras que recordarlos? Yo lo tengo claro: una agenda telefónica, como se ha hecho toda la vida.

Pues el concepto de servidor DNS en los primeros años 80 y anteriores era exactamente ese, un fichero de texto (en este caso guardado en un ordenador en vez de en papel) que tenía apuntados los nombres de todos los ordenadores de Internet cada uno con su dirección IP correspondiente y algunos datos más. A modo curiosidad, aquí podéis encontrar el archivo Hosts de Mayo de 1983.

Es bastante más fácil para ti como humano recordar el nombre Gunter-Adam que la dirección 10.1.0.13 , por lo que este sistema facilitó mucho la utilización de Internet. Es exactamente lo mismo que cuando quieres llamar a un amigo desde el móvil: a día de hoy seguramente ya no marques su número, sino que simplemente harás click en su nombre en tu teléfono; no recuerdas su número, sino su nombre, y dejas que una máquina traduzca el uno al otro.

 

Servidor DNS en la actualidad

El archivo hosts fue un sistema muy útil mientras Internet tenía una escala pequeña, pero a medida que la red de ordenadores interconectados fue creciendo se hizo evidente que hacía falta algún otro tipo de solución. Ya no solo porque un fichero con cientos de entradas es muy difícil de mantener manualmente, sino también por las limitaciones técnicas de los equipos de la época: un solo ordenador que tuviera el archivo hosts no podía atender todas las peticiones de todos los demás ordenadores de la Red.

¿Soluciones? Bueno, la más sencilla es que haya varios ordenadores con el archivo hosts, cada uno con su copia. Así cada uno atenderá una parte de las peticiones … pero nos encontramos con el problema de la coherencia: tenemos que asegurarnos de que el archivo hosts sea exactamente igual en todos ellos.

Al final se elaboró una solución escalable que permite gestionar millones de nombres de dominio de forma viable: el Sistema de Nombres de Dominio, o DNS.

La principal diferencia con el sistema antiguo, el archivo hosts, es que el DNS está descentralizado; es decir, no existe un ordenador que se encarga de traducir todos los nombres del mundo en direcciones, sino que existen múltiples ordenadores que pueden hacerlo. Y cada uno de ellos es lo que se llama un servidor DNS.

 

Sistema de Nombres de Dominio

Y si hay más de un servidor DNS en Internet … ¿cómo se organizan todos los que hay?

Pues de hecho, de una forma bastante natural. Cuando tú no sabes algo, ¿qué haces? Preguntas. Pues un servidor DNS hace lo mismo, si le llega una consulta que no sabe responder pregunta a otro.

Imagina que queremos acceder por ejemplo, a la web lucusterra.es desde nuestro ordenador. Lo que ocurrirá normalmente será algo parecido a lo siguiente:

1 – Nuestro equipo verá que no conoce la IP a la que debe conectarse, así que preguntará a un servidor DNS que tenga configurado (normalmente todos los equipos conocen al menos dos servidores DNS, por si uno falla).

2 – A este servidor DNS le llegará una petición: “Oye, ¿a qué IP resuelve el dominio lucusterra.es?”.  Pero tampoco conoce la respuesta, así que pregunta al siguiente en la jerarquía, es decir, a uno de sus propios servidores DNS.

3 – Esto ocurrirá un número indeterminado de veces (depende de muchas cosas, como tu proveedor de Internet, el estado de cada servidor DNS al que llegue la consulta, etc …) hasta que al final la pregunta llegue a un Root Server (un poco más abajo te explicamos qué es esto).

4 – El Root Server consultado contestará diciendo “Yo no sé a qué IP resuelve lucusterra.es, pero puedo decirte qué servidor DNS lo sabe.” Entonces dirigirá la consulta a un servidor DNS del dominio padre, o TLD.

5 – El servidor del dominio padre de nuevo contestará la consulta, indicando cuáles son los servidores DNS autoritativos para el dominio; en este caso serán ns1.lucusterra.es y ns2.lucusterra.es.

6 – La petición llega a estos dos servidores DNS, es contestada, y ahora ya todos los equipos por los que ha pasado la consulta van a guardar esta información durante un tiempo (para no tener que repetir todo este rollo cada vez que les hagan esta misma pregunta).

7 – Por último, tu ordenador ya tiene su respuesta y ya sabe a qué IP resuelve el dominio. Hace una conexión a ella, pide la página web y te la enseña.

¡Y todo esto en un par de segundos!

esquema_dns

Para completar, voy a explicar un poco más a fondo algunos conceptos que han aparecido en esta descripción y que puede que no te suenen:

  • Root Server. Como en cualquier jerarquía, cuando hablamos de servidor DNS tiene que existir un nivel superior, un punto en el que una consulta no contestada no pueda subir más y tenga que ser resuelta de un modo u otro. En este nivel superior la consulta será resuelta por un Root Server.

Un Root Server es un servidor DNS un poco especial. Él no sabe a qué IP resuelve ningún dominio, pero conoce los servidores DNS de cada TLD bajo su jurisdicción; digamos que el Root Server no sabe nada, pero tiene una lista de todos los servidores que sí que saben, y puede indicar cuál es el que hace falta en cada momento. Mientras escribo estas líneas existen 13 Root Servers en todo el mundo, operados y mantenidos por 12 organizaciones independientes.

  • TLD. Significa “Top Level Domain”. Siguiendo con el ejemplo, el TLD de lucusterra.es es “.es”. Se trata del dominio “padre”, y es responsabilidad de alguna entidad nacional o internacional que se encarga de gestionar los servidores de nombres que tienen información sobre esta extensión. Por ejemplo, los dominios .es son responsabilidad de nic.es, los .com son responsabilidad de Verisign, etc …

Del mismo modo que un Root Server, los servidores DNS de los TLD no conocen la IP a la que resuelve ningún dominio, pero saben cuáles son los DNS autoritativos de cada dominio bajo su jurisdicción.

  • Cache DNS. Si ahora te pregunto a qué IP resuelve un dominio, me contestas, y cinco minutos después te pregunto de nuevo … ¿qué posibilidades hay de que la respuesta haya cambiado? Pues muy pocas, con lo que es absurdo repetir todo el proceso de consultas explicado antes cada vez que quieras resolver un dominio.

Normalmente, cuando un equipo obtiene respuesta de un servidor DNS se la guarda en cache, y durante un tiempo no vuelve a hacer la misma consulta; se fía del resultado anterior. Esto es bueno porque reduce el tiempo que tardas en acceder a las páginas web y la carga a la que se ven sometidos los servidores. Pero también tiene su punto flaco: si cambias la IP a la que apunta tu dominio el resto de servidores del mundo tardarán un tiempo en darse cuenta, mientras aún se fíen del último resultado. Este tiempo es lo que se suele conocer como “propagación DNS”, y si trabajas con dominios seguro que ya lo has vivido alguna vez.

¿Cómo funciona un servidor DNS?

Ahora que sabes cómo funciona en general el sistema DNS, es el momento de explicar cómo funciona cada una de sus células. Es decir, cómo funciona por dentro un servidor DNS.

Una forma bastante fiel de visualizar un servidor DNS es como un oficinista que te da la documentación que le pides. Este oficinista tiene un archivador con hojas, y cada hoja contiene la información de un dominio. Cuando tú le preguntas a qué IP resuelve un dominio, él buscará la hoja correspondiente a ese dominio y te contesta con la información que figura en ella. O si no tiene esta información, le pregunta a otro servidor DNS como explicamos antes.

 

Zonas DNS

Las zonas DNS son las “hojas” en las que está la información de cada dominio. Una zona no es más que un fichero de texto en el servidor (exactamente igual que uno que podrías crear con un bloc de notas) pero con un formato específico, que le permite al servidor DNS interpretar la información que hay en ella.

Así, si un servidor DNS tiene información para 500 dominios, tendrá 500 ficheros de texto cada uno con la información de uno de esos dominios; es decir, tendrá 500 Zonas DNS.

 

Registros DNS

Dentro de las zonas DNS la información ha de estar estructurada de forma que el servidor DNS pueda entenderla. Y para ello se organiza en registros.

Si te imaginas una zona DNS como un formulario impreso, cada registro sería un campo de dicho formulario. Los hay de distintos tipos, pero los más importantes son los siguientes:

  • Registros de tipo A: Son los más básicos, y traducen literalmente un nombre a una IP. Por ejemplo:

lucusterra.es. A 193.70.65.155

Esto te indica que el nombre lucusterra.es resuelve a la IP 193.70.65.155.

  • Registros de tipo CNAME: Son lo que podrías llamar alias. Por ejemplo:

prueba.lucusterra.es. CNAME lucusterra.es.

Este registro te indica que el nombre prueba.lucusterra.es resuelve a la misma IP que lucusterra.es. Es decir, este registro no te da una respuesta directa, sino que delega el resultado al nombre que tú le digas.

  • Registros de tipo MX: Son los del correo. Por ejemplo:

lucusterra.es. MX mail.lucusterra.es.

Este registro te dice que si le quieres enviar un email a una cuenta de correo @lucusterra.es, debes entregarlo en la IP a la que apunta mail.lucusterra.es. Es decir, del mismo modo que el CNAME no te da una respuesta directa sino que la delega.

  • Registros de tipo TXT: Son de uso genérico y no tienen una estructura específica. Son algo parecido al típico campo “Observaciones” de cualquier formulario, en ellos se puede poner cualquier cosa y no son estrictamente necesarios para el funcionamiento básico de un dominio. Por ejemplo, si quieres demostrarle a Google que un dominio es tuyo puede a veces te pide que crees un registro con esta pinta:

lucusterra.es. TXT “google-site-verification=wwwkdgspi84754nd94”

El dominio va a resolver tanto para web como para correo sin necesidad de este registro, pero puede que algún servicio te lo pida, como en este ejemplo de Google.

Hay más tipos de registro, como SRV, PTR … pero no es el objetivo de esta sección hacer una descripción exhaustiva de todos los elementos de una zona DNS, sino dar una idea general de cómo funciona un servidor DNS.

Además, a cada registro DNS suele acompañarle un número. Por ejemplo:

lucusterra.es. A 14400 193.70.65.155

Ese 14400 es el TTL del registro, o “Time To Live”. Le dice a los servidores que consultan ese registro que deben guardar esa información durante ese número de segundos (en este caso 4 horas). Es decir, es el tiempo de vida de la cache DNS para ese registro.

 

Cambiar los servidores DNS de un dominio

Cuando cambias los servidores DNS de un dominio, lo que estás haciendo es transmitir información a los servidores del dominio padre o TLD para decirles “Ahora los servidores que tienen información fiable para mi dominio son estos”. Así cuando en Internet se haga alguna consulta DNS sobre tu dominio, dicha consulta llegará al servidor DNS que a tí te interese. En otras palabras, estás cambiando los servidores DNS autoritativos.

Como estás haciendo un cambio sobre la configuración del dominio, tendrás que realizarlo desde tu proveedor de dominios, no desde tu proveedor de hosting.

Lo más típico es hacer esto cuando cambias de proveedor. Cada empresa de hosting suele tener sus propios DNS, y claro, tienen la información que a ellos les interesa (que normalmente se resume en “tu dominio apunta a mi hosting”). Si dejas de tener el hosting con una empresa y pasas a trabajar con otra, normalmente te interesa utilizar los servidores DNS de esta última.

Por cierto, es posible que un proveedor te diga que uses dos servidores DNS, otro tres, otro cuatro … el mínimo son dos (por si fallara uno), pero de ahí para arriba el número es variable.

En este sentido, es importantísimo que cada servidor DNS que le pongas a tus dominios tenga la misma información que todos los demás, sino tu dominio va a funcionar mal. Por lo tanto cuando cambies los servidores DNS de tu dominio ponle los de una empresa o los de otra, pero nunca los mezcles.

Una vez hecho el cambio, recuerda lo que comentamos de la cache DNS: tú ya has cambiado los DNS, pero parte de Internet ya tiene información guardada de a dónde apunta tu dominio, con lo que tardarán unas horas en darse cuenta del cambio. Dependiendo de cuándo hayan hecho la última consulta y de algunas otras cosas, todos los servidores de Internet irán sabiendo, poco a poco, que han de hacerle caso a los nuevos servidores que has especificado y no a los antiguos.

Pero este “darse cuenta del cambio” no es simultáneo en todo Internet, y durante unas horas habrá algunos servidores que aún le hagan caso a los DNS antiguos, y otros que ya le hagan caso a los nuevos. De ahí que probablemente, hasta que pasen al menos 24 horas desde que hiciste el cambio, desde unas conexiones el dominio funcione contra el hosting antiguo y desde otras funcione ya contra el nuevo.

 

Cambiar servidores DNS en Raiola

Cambiar los servidores DNS de un dominio suele ser algo sencillo independientemente del proveedor con el que trabajes, y Raiola Networks no es una excepción:

1 – Accede a tu área de clientes

2 – Tras identificarte, vete a la sección “Dominios

cambiar_dns_1

3 – Para el dominio al que le quieras cambiar los DNS, haz click en el desplegable y luego en “Gestionar Nameservers

cambiar_dns_2

4 – Con la opción “Usar nameservers personalizados” seleccionada, escribe los DNS que quieres que tenga el dominio y haz click en “Cambiar DNS”.

cambiar_dns_3

 

Editar registros DNS en cPanel

Si tu dominio está utilizando los servidores DNS de Raiola para hosting compartido, puedes editar de forma sencilla los registros que necesites desde cPanel. Aquí te explicamos cómo:

1 – Antes de nada tienes que acceder a tu cPanel. Una vez dentro, dirígete a la herramienta “Zone Editor”.

cambiar_registros_1

2 – Haz click en “Administrar” para el dominio que quieras, y verás una pantalla como la siguiente en la que se pueden consultar y modificar los registros propios de dicho dominio.

cambiar_registros_2

3 – Una vez aquí ya depende de lo que quieras hacer. En el botón “Editar” de cada registro puedes cambiar los valores que tiene, también puedes agregar nuevos registros en la parte superior, eliminarlos en el margen derecho … Básicamente toda la zona DNS del dominio está bajo tu control.

 

Registrar un servidor DNS

Además de utilizar los DNS que te de tu proveedor de Internet, en algunos casos existe otra posibilidad: registrar tu propio servidor DNS (o servidores) para utilizarlo con tus dominios. Algo del tipo “ns1.tudominio.com” y “ns2.tudominio.com”.

De lo que se trata esta opción es de utilizar tu propio servidor DNS para que sea el que contesta a las consultas sobre tus dominios. Esto aporta no solo un gran componente estético (queda muy bien que los DNS de tudominio.com sean ns1.tudominio.com y ns2.tudominio.com), sino que también te permite modificar de un modo más avanzado como se contestan las consultas DNS de tus dominios.

Para conseguir esto hacen falta dos cosas:

  • Que tengas un servidor DNS. Si tienes un VPS o un servidor dedicado con un panel tipo cPanel o Vesta es suficiente, ya que estos paneles instalan automáticamente un servicio de DNS en la máquina. O también existen otras opciones técnicamente más avanzadas, como hacer una instalación manual en una máquina tuya accesible desde Internet.
  • Que tengas un dominio que poder utilizar para crear el nombre de tu servidor DNS propio. Si por ejemplo eres propietario del dominio lucusterra.es, puedes crear el nombre ns1.lucusterra.es.

Partiendo de esto, hagamos los siguientes supuestos:

  • Tienes un servidor en la IP 1.1.1.1 con un cPanel instalado, con lo que puede contestar consultas DNS.
  • Eres el/la titular del dominio lucusterra.es

Como quieres utilizar para tus dominios el servidor DNS ns1.lucusterra.es y el servidor DNS ns2.lucusterra.es, vamos a registrarlos:

1 – En primer lugar tienes que asegurarte de que en la zona DNS del dominio están creados los registros de tipo A correspondientes.

registrar_dns_1

2 – Ahora que los registros ya resuelven a la IP correcta, en tu área de clientes accede a la sección de gestión de DNS para tu dominio.

registrar_dns_2

3 – En ella crea los registros que necesitas, apuntando a la IP de tu servidor.

Cuando hagamos click en “Guardar Cambios” el panel se encargará de contactar con las entidades responsables de las extensiones de dominios con las que trabajamos para indicarles “Hey, este nombre y esta IP son servidores DNS válidos”. A partir de ahí ya podrás utilizar cada servidor DNS que hayas registrado para tus dominios.

Ojo, ese es el método que hay que seguir para un dominio registrado en Raiola. Si tienes el dominio registrado en otro proveedor ponte en contacto con él, ya que quizá tengas que hacer algo distinto.

 

Resolución de problemas DNS

A veces cuando no te funciona una web o cualquier otra aplicación que se conecte a Internet, el problema está en un servidor DNS, ya sea del ordenador o en alguno del dominio al que intentas acceder.

En esta sección te vamos a explicar cómo reconocer y solucionar algunos de los problemas con DNS más típicos.

Síntomas de problemas con un servidor DNS

Cuando un servidor DNS te esté dando problemas, el síntoma es claro: no tienes conexión con el destino. El comportamiento es básicamente el mismo que si no tuvieras conexión a Internet, pero normalmente solo estarán afectados algunos dominios: es decir, unas páginas te funcionarán y otras no.

El error que te devuelve el navegador también suele ser diferente. Por ejemplo, aquí puedes un error propio de un problema de falta de conexión a Internet completa:

problema_dns_1

Y aquí el mensaje correspondiente a un error con un servidor DNS:

problema_dns_2

Comprobar DNS

Si crees que estás ante un problema con un servidor DNS, lo primero es comprobar si los servidores DNS del dominio al que quieres acceder están bien.

Para ello puedes utilizar esta herramienta que hemos desarrollado en Raiola:

https://dnslookup.es/

Simplemente introduce el dominio que quieres comprobar en la caja de búsqueda, y verás los resultados del análisis.

dnslookup

Con dnslookup.es podrás ver a qué IP resuelve el dominio, cuáles son sus registros MX … tendrás mucha información de un vistazo, que te permitirá buscar y corregir posibles problemas.

 

Borrar cache DNS

Si el problema no está en un servidor DNS del dominio, puede que esté en un servidor DNS de tu ordenador.

Como primer paso, lo ideal es limpiar la cache DNS del equipo. ¿Recuerdas que todos los ordenadores guardan los resultados de las consultas DNS por un tiempo, para no tener que preguntar cada vez que se intenta entrar en un dominio? Pues en ocasiones el problema está en que tu equipo no tiene una información correcta guardada para un dominio, y tiene que refrescarla.

La metodología cambia de un sistema operativo a otro, así que vamos a ver cómo hacerlo en Windows, Linux y Mac:

 

Borrar cache DNS en Windows 10

Mantén pulsado el botón “Windows” del teclado y luego pulsa la tecla “R”. Verás un cuadro en el que introducir un comando para ejecutar; simplemente ejecuta lo siguiente:

ipconfig /flushdns

borrar_cache_w10

 

Borrar cache DNS en Mac High Sierra

Para borrar la cache DNS en un Mac version High Sierra, lo primero que tienes que hacer es abrir la terminal de comandos; para ello pulsa “cmd + Espacio”, escribe “Terminal” en el buscador, y pulsa “Enter”.

Una vez tengas la terminal abierta ejecuta el siguiente comando:

sudo killall -HUP mDNSResponder

borrar_cache_mac

La terminal te pedirá que introduzcas la contraseña de tu usuario. Hazlo (es normal que no veas que se escribe nada; no te preocupes, en realidad sí que está recibiendo lo que escribes) y pulsa “Enter”. Listo, ya tienes borrada la cache DNS de tu ordenador.

 

Borrar cache DNS en Linux

Dentro de Linux hay muchas posibilidades, ya que cada distribución es un mundo. Para este ejemplo vamos a basarnos en Ubuntu, una distro de las más utilizadas y con base Debian.

Como tantas cosas en Linux, lo primero que has de hacer es abrir una terminal; una vez hecho ejecuta lo siguiente:

sudo /etc/init.d/nscd restart

Este comando te pedirá la contraseña de tu usuario. Cuando lo ejecutes, reiniciará el servicio de cache DNS del sistema operativo, vaciando la cache DNS.

borrar_cache_linux

Puede que no tengas instalado nscd; si es el caso, puedes instalarlo de forma sencilla con este otro comando:

sudo apt-get install nscd

 

Cambiar DNS

Si tras borrar la cache DNS el problema continúa, puede que tengas que cambiar cada servidor DNS que está utilizando tu ordenador. De nuevo, la metodología para hacer esto cambia según el sistema operativo que uses.

 

Cambiar DNS en Windows 10

Para cambiar los servidores DNS de tu equipo en Windows 10 antes de nada has de ir a “Panel de Control” -> “Redes e Internet” -> “Centro de Redes y Recursos Compartidos”. Ahí haz click en la conexión a Internet que estás utilizando.

cambiar_dns_w10_1

Una vez dentro vete a “Propiedades”.

cambiar_dns_w10_2

Luego selecciona lo que te interesa configurar (el protocolo TCP/IPv4) y edita sus “Propiedades”.

cambiar_dns_w10_3

En la siguiente pantalla podrás cambiar ya los servidores DNS que utiliza tu ordenador para esa conexión.

cambiar_dns_w10_4

Si quieres puedes echar un vistazo a nuestro artículo sobre servidores DNS para navegar por Internet. En él señalamos algunos servidores DNS alternativos que puedes utilizar.

 

Cambiar DNS en Mac High Sierra

Para cambiar los DNS en un Mac High Sierra debes ir a “Preferencias del sistema” y luego a “Red”. Cuando entres haz click en “Avanzado”:

cambiar_dns_mac_1

De ahí ve a la pestaña “DNS”. Ahí puedes eliminar, añadir o modificar el servidor DNS que necesites. El cuadro de la derecha (“Dominios de búsqueda”) puedes ignorarlo para los propósitos de este artículo:

cambiar_dns_mac_2

 

Cambiar DNS en Linux

Dependiendo de qué entorno de escritorio estés utilizando, el modo más sencillo de que cambies los servidores DNS de tu ordenador en Linux varía. Para este ejemplo vamos a utilizar Mate que es un entorno de escritorio muy ligero y bastante intuitivo.

Primero haz click en el icono de las conexiones de red arriba a la derecha, y luego en “Editar las conexiones”:

cambiar_dns_linux_1

Luego selecciona la conexión a la que quieres cambiarle los servidores DNS (cada conexión puede tener los suyos), y haz click en “Editar”:

cambiar_dns_linux_2

Finalmente vete a “Ajustes de IPv4” y modifica el servidor DNS que necesites:

cambiar_dns_linux_3

 

Archivo Hosts

Si tu ordenador no está resolviendo correctamente consultas DNS, puede llevarte a la duda: ¿es culpa de un servidor DNS, o es otra cosa? Para descartar problemas puedes valerte del archivo hosts de tu ordenador.

¿Recuerdas que al principio de este artículo comentábamos que antes de existir el sistema DNS, se utilizaba un solo archivo central para todo Internet para traducir de nombres a IPs? Bien, pues ese sistema se abandonó a nivel global en 1983, pero se conservó a nivel local.

Todos los ordenadores tienen un archivo hosts que les permite “forzar” que un nombre apunte a una IP. Lo que consigues con esto es que, si tenemos un nombre de dominio declarado en el archivo hosts para que apunte a una IP, cuando nuestro ordenador quiera acceder a él no va a consultar a ningún servidor DNS a dónde apunta, sino que va a dar prioridad a lo que pone el archivo hosts.

En este mismo blog tenemos un artículo sobre cómo modificar el archivo hosts. En él explicamos algunos ejemplos que pueden serte de ayuda.

 

Caso práctico de configuración DNS

Ahora que ya sabes qué es un servidor DNS, qué es una zona DNS, un registro, etc … es el momento de explicarte cómo aplicar todo esto en una configuración bastante típica, y que requiere de un cierto conocimiento sobre cómo funcionan los DNS.

Se trata de configurar un dominio para que su página web funcione contra un proveedor, y el correo funcione contra otro. Para explicar el proceso hace falta hacer algunos supuestos:

  • Tienes una página web en un servidor con la IP 1.1.1.1
  • Tienes contratado uno de nuestros nuevos hosting para correo
  • Tu dominio está registrado en Raiola
  • Quieres que la web de tu dominio sea la de tu servidor externo, pero quieres que su correo funcione contra el hosting que tienes contratado con nosotros

Con esto claro, vamos a explicarte qué tendrías que hacer:

1 – Antes de nada tienes que asegurarte de que el dominio tiene los servidores DNS de tu hosting de correo, para que las configuraciones que hagamos sean efectivas. Esto lo puedes hacer desde tu área de clientes:

caso_practico_1

2 – Luego desde cPanel vete a la herramienta “Zone Editor”, y luego a “Administrar” para el dominio que quieres editar. Verás la zona DNS del dominio.

caso_practico_2

Fíjate en los registros que hemos marcado:

  • El registro A del dominio. Es el que indica a qué IP apunta la web del dominio.
  • El registro MX del dominio. El el que indica a qué IP llega el correo del dominio.
  • El registro de tipo CNAME mail.lucusterra.es, que utilizaremos como auxiliar.

A primera vista puede parecerte que es muy simple: habría que cambiar el registro A para que apunte a la IP de nuestra web, 1.1.1.1.¿No?

Pues no.

Si te fijas, el registro MX está apuntando a lucusterra.es. Por lo tanto, si cambias a dónde apunta lucusterra.es también estás cambiando en dónde se entrega el correo del dominio, y eso no te interesa en este caso.

Lo que tenemos que hacer es que el MX en lugar de apuntar a lucusterra.es apunte a otro nombre que podamos modificar independientemente del registro A del dominio. Por ejemplo, mail.lucusterra.es nos viene al pelo. Quedaría así:

caso_practico_3

Pero ojo, mail.lucusterra.es es un CNAME. Si recuerdas, este tipo de registros no ofrecen una respuesta directa de a qué IP resuelven sino que lo delegan en el registro destino. En este caso el destino de mail.lucusterra.es es lucusterra.es … por lo que no hemos avanzado mucho. El correo se entrega en la IP de mail.lucusterra.es, que es la misma que lucusterra.es, que es la que quieres cambiar sin tocar el correo …

Por lo tanto, vas a independizar ambos registros. Mediante el botón “Editar” cambia el registro mail.lucusterra.es para que sea de tipo A, y resuelva directamente a la IP que te interesa. Quedará así:

caso_practico_4

Ahora lucusterra.es y mail.lucusterra.es ya son independientes. Por lo tanto ya puedes cambiar la IP a la que resuelve la web de tu dominio sin miedo de que afecte a cómo funciona el correo:

caso_practico_5

 

Conclusión

Ahora que ya sabes a grandes rasgos cómo funciona un servidor DNS y el sistema de nombres de dominio en general, échale un nuevo vistazo a la foto de la introducción de este artículo. Quizá ahora ya le encuentres algo más de sentido:

servidor dns esquema con explicación

Vale, igual no. Sigue siendo un dibujo bastante cutre 😛

Bromas aparte, en este artículo has abordado temas técnicamente bastante avanzados. Obviamente no se ha visto en profundidad, pero si consigues entender el funcionamiento a grandes rasgos del sistema de nombres de dominio y de un servidor DNS, entenderás parte de la base misma de Internet, y esto te permitirá trabajar en la red de una forma mucho más cómoda … y segura.

¿Te ha sido útil este artículo? ¿Has visto algún punto por el que hemos pasado muy de refilón y te gustaría que lo ampliáramos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

[Total: 3 Promedio: 5]
Daniel Rodríguez
Ingeniero Técnico Informático y agente de soporte técnico en Raiola Networks. Con más de 6 años de experiencia en el sector.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información estadística, mostrar publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, así como para interactuar en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies