Porcentaje de rebote: qué es, por qué es tan importante y cómo reducirlo para mejorar nuestro SEO

Por | 2017-04-19T10:50:24+00:00 19/04/2017|SEO y Marketing|9 Comentarios

Una de las métricas que siempre se usa para valorar si el engagement y la experiencia del usuario con tu web es buena es el porcentaje de rebote o bounce rate.

¿No te suena de nada?

Entonces, toma asiento y prepárate porque en este artículo ponemos bajo la lupa a esta métrica.

No solo descubrirás por qué es tan importante, sino que también te enseñaremos 7 estrategias para reducir tu rebote. Y ya de paso, que así Google te premie con un mejor posicionamiento. 😉

Vamos a por ello.

¿Qué es el porcentaje de rebote?

Cuando montas un blog o un negocio online una de las cuestiones que más te debería preocupar es que tu audiencia esté contenta.

Lógico, ¿no?

Sin embargo, no somos una tienda física donde podamos hablar con nuestros clientes y saber qué opinión tienen de nosotros. Al ser todo por Internet, tenemos que buscar otras vías para medir ese grado de satisfacción.

Además de poder crear encuestas o preguntar directamente en nuestras redes sociales, también existe una métrica que nos puede ayudar en este sentido.

Nos estamos refiriendo al porcentaje de rebote.

Según el propio Google, la tasa de rebote es cuando en un sitio web se produce una sesión de una sola página”.

Esto significa que el usuario entra, echa un vistazo y se va. En su visita no entra en más páginas o artículos.

¿Y esto es bueno o es malo?

En un principio es malo porque para Google esto significa que tu página no ha gustado al usuario y eso repercute de forma negativa en tu posicionamiento SEO.

El buscador entiende que una web te gusta si interactúas con ella. Y con interactuar queremos decir hacer clics o entrar en varias partes.

Pero la verdad es que aquí Google patina un poco. ¿Es malo que una persona acuda a tu blog, se lea de cabo a rabo tu último post y luego se vaya?

Como es lógico no.

Por eso, siempre que se habla del porcentaje de rebote se menciona también el tiempo de permanencia en página del usuario.

Esto es sencillo. Cuanto más tiempo pase la persona en nuestra página mejor, porque para Google eso significará que nuestra web interesa. De nuevo, el buscador analiza si tu página es buena según el comportamiento de tu audiencia.

 

¿Por qué es importante la tasa de rebote?

Como vimos antes, esta tasa nos ayuda a medir cuánto “le gusta” a tu público tu página web. Al final, no estás haciendo otra cosa que ver cómo está siendo su experiencia contigo.

Te ponemos un ejemplo.

Escribes un post con el que piensas que lo has bordado y que va a tener mucho éxito. Sin embargo, cuando ves el tiempo de permanencia, no llega ni a 10 segundos.

Eso significa que el lector da un vistazo, no le gusta lo que ha encontrado y se va. Piensa en ti mismo. ¿Cuántas veces has abierto un post y al ver que no te interesaba te has ido?

Seguro que muchas.

Si eso está ocurriendo con alguna de tus páginas, tienes que analizar qué es lo que falla. Pueden ser muchos motivos:

  • El usuario no encuentra la información que quiere.
  • El diseño no le gusta.
  • No ve más información atractiva que consultar.
  • Se pierde entre las opciones que tiene.
  • Etc.

Más adelante veremos varios motivos por los que tu web puede estar fallando y qué medidas puedes tomar para solucionarlo. Pero no nos adelantemos.

Además de servirte como termómetro de tu audiencia, el porcentaje de rebote influye en tu posicionamiento SEO. Aunque la idea se basa en lo mismo que antes.

El objetivo del buscador es dar a sus clientes la mejor información que existe. Y aquí surge la pregunta, ¿cómo sabe Google si un contenido es bueno o malo?

Gracias a medir la experiencia de usuario de nuestra web.

Y sí, adivinaste. Viendo, entre otras variables, el porcentaje de rebote y el tiempo de permanencia en página.

Si todas las personas que entran en tu web se quedan un buen rato curioseando y visitan varias páginas, Google entenderá que tu web es buena y ofrece calidad. Y por tanto, mejorará tu posicionamiento.

 

Cómo sé cuál es mi porcentaje de rebote y si es alto o no

Esta métrica (al igual que el tiempo de permanencia en página) la puedes encontrar en Google Analytics. Solo tienes que entrar en “Audiencia” / “Visión general”.

Como ves en la imagen, aquí puedes ver:

  • Páginas por sesión.
  • Duración media de la sesión.
  • Porcentaje de rebote.

Pero en Google Analytics todavía hay más información acerca de la tasa de rebote. Por ejemplo, los resultados de esta métrica según el canal. Solo tienes que ir a “Adquisición” / “Todo el tráfico” / “Canales”.

 

Para ver el porcentaje de rebote de cada página individual solo tienes que ir a “Comportamiento” / “Contenido del sitio” / “Todas las páginas”.

 

porcentaje de rebote normal

 

Ahora que ya sabes dónde encontrar la información, solo te falta saber si tu porcentaje de rebote es alto o no.

Según el tipo de página que sea, la métrica cambia. Ten en cuenta que nunca puede ser igual una landing page que el post de un blog.

Los promedios son estos:

  • Para una tienda online está entre un 20% y un 40%.
  • En un blog oscila entre el 60% y el 80%.
  • En una web corporativa un 20%.
  • En landing page también es el 20%.

El que un e-commerce la tasa media sea más baja que un blog, se debe al comportamiento tipo de un usuario en una web así.

¿Qué sueles hacer en una tienda?

“Este producto me gusta, pero voy a ver este otro… Ummm, el anterior tenía mejor pinta, pero no me acuerdo si venía con este accesorio. Voy a volver a ver…”.

 Y este comportamiento se traduce en muchas más páginas vistas por sesión, lo que reduce el rebote. En cambio, en un blog ya vimos que lo normal es que la persona se lea la última entrada y se vaya.

 

7 estrategias para reducir el porcentaje de rebote

¿Tu bounce rate es baja?

¡Felicidades!

Sin embargo, tampoco es bueno que veas esta métrica solo como un número que tiene estar bajo. Esta tasa te indica cuál es la experiencia de tu público con tu web. Así que úsala para mejorar tu página y que sea más atractiva cada vez para tus clientes.

¿Listo para hundir tu porcentaje de rebote?

Allá vamos.

 

1. Arquitectura web

Uno de los más evidentes. Si la estructura de tu web no está bien creada el usuario se perderá por ella y se irá.

Si tienes un blog y no hablas de muchos temas, con crear 3 o 4 categorías y tener un menú intuitivo puede ser suficiente. En cambio, en una tienda online, sobre todo si es grande, la cosa es distinta.

¿Qué puedes hacer?

  • Organiza tus productos en grupos: haz una 1ª clasificación. Por ejemplo, si es de ropa, podrías empezar con “hombre” y “mujer”. Y dentro de esta división inicial, las agrupaciones más grandes: “calzado”, “pantalones”, “faldas”… Vete de lo más genérico a lo más concreto.
  • Echa un ojo a la competencia: fíjate en cómo han organizado los productos. ¿Qué categorías y subcategorías tienen? ¿Cómo es su menú? ¿Podría mejorarse esa estructura de alguna manera?
  • Busca palabras claves: optimiza de inicio la tienda para el SEO. Por ejemplo, una keyword como “zapatos de fiesta mujer” te será más sencillo rankearla trabajando la propia página de categoría. Recuerda que desde la versión gratuita de Semrush podrás ver el volumen de algunas palabras clave.

Cuanto más intuitiva y manejable sea tu web, más sencillo le resultará al usuario navegar. Y esto siempre implicará aumentar el número de páginas vistas.

 

2. Intención de búsqueda de la palabra clave

Muchas veces se nos olvida que detrás de una keyword hay una persona de carne y hueso usando el buscador.

¿Por qué alguien usa Google?

Para encontrar información. Obvio, ¿no?

En cambio, seguro que te ha pasado muchas veces que los post que salen no te dan lo que tú quieres. Entonces, cierras y vuelves al buscador (ese tiempo que tardas en volver a Google es lo que se denomina dwell time y también afecta al SEO).

A esto es a lo que nos referimos cuando hablamos de intención de búsqueda de la palabra clave. Cuando ataques una keyword, debes pensar qué es lo que quiere obtener la persona. Te damos ideas:

  • Keywords tipo “Qué es…”: se busca una definición o entender qué es un término. Información de tipo teórico.
  • Keywords tipo “Cómo hacer…”, “Tutorial de…”, “Megaguía de…”: se quiere aprender a hacer una determinada tarea. Contenido 100% práctico.
  • Keywords tipo “Comprar…”, “Precio…”, “Producto de lo que sea barato”: aquí la persona quiere comprar. ¿Qué está buscando? Fichas de productos, categorías o comparativas.

Hasta aquí todo es bastante evidente, pero, ¿y si la keyword es muy genérica y tienes dudas?

Aquí lo que puedes hacer es buscar en incógnito esa palabra clave y ver qué enfoque le han dado en los primeros resultados. Si están ahí arriba, tiene que ser que porque responden a lo que busca la persona.

 

3. Contenido relacionado

Seguro que te has fijado que cuando acabas de leer algún artículo, ves que te ofrecen una selección de posts relacionados o algo similar. Algo como lo que justo vas a ver cuando acabes este post.

porcentaje de rebote analytics

Bueno, pues además de que así consigues promocionar más tu estrategia de contenidos, también reduces tu porcentaje de rebote porque aumentan las páginas vistas.

¿Cómo puedes incorporar estos artículos relacionados en tu blog?

En este post te explicamos 10 plugins distintos con los que puedes incorporarlos.

Idea extra para tiendas online: si escribes algún tutorial sobre tus artículos, incorpóralo también en la ficha de producto. Por un lado, despejarás posibles dudas del cliente sin que se tenga poner a buscar (y quizás irse a la competencia). Por el otro, de nuevo, aumentarás tu número de páginas vistas.

 

4. Productos complementarios

Si te das cuenta, el concepto es igual que el punto anterior. La diferencia solo radica en que lo que estás ofreciendo. Bueno, y también es distinto porque esto te ayudará a aumentar las ventas. 😉

¿Cómo puedes hacerlo?

Si tu tienda se basa en WordPress + WooCommerce no tienes problema porque el propio plugin te ofrece la posibilidad de hacer ventas cruzadas y Up-Sells (ofrecer productos más caros).

Con Prestashop, aunque también viene por defecto esta opción, tienes que activarla en la gestión de módulos.

 

5. Enlaces internos + CTA

Es pura lógica, cuantos más enlaces incorpores dentro de tu web, más opciones tienes de que el usuario haga clic y entre en otra página. Pero ojo, tampoco se trata de que atiborres todos los textos con links.

Si haces eso, lo más seguro es que consigas el efecto contrario.

Para hacer más clicables tus enlaces puedes aplicar distintas estrategias:

  • Al final de un apartado importante del post puedes colocar 2 o 3 enlaces con post relacionados (es la misma idea que viste antes, pero esta vez sobre un apartado y en el medio del post).
  • Los enlaces que terminan en el final de la frase funcionan mejor.
  • Las frases sueltas que son todas ellas un enlace son más clicables que poner solo el link en 2 o 3 palabras.

Aunque lo más importante de este punto es lo que te comentábamos antes, no se trata de poner enlaces porque sí. Incorpóralos solo si tienen sentido.

 

6. Tiempo de carga

La realidad es que somos unos impacientes. Y en Internet mucho más. Por eso, que el tiempo de carga de tu web sea bajo es crucial para que el usuario no se canse y permanezca.

¿Cómo mejorar la velocidad de tu web?

Te damos ideas.

Si te fijas, lo que acabamos de hacer ahora es lo que te decíamos en el punto anterior. Ofreces varios contenidos relacionados dentro del apartado para que complemente la información.

 

7. Personaliza tu página de error 404

Tu lector ha pulsado en un enlace roto o por lo que sea algo fallado y ha llegado a la famosa página de error 404. Pero, ¿por eso debemos dar por perdido al usuario?

No.

Lo que podemos hacer es personalizar esta página para ofrecer distintas opciones y así redirigirle a la web. Por ejemplo:

  • Mostrar la distintas categorías del blog.
  • Enseñar los post más leídos o comentados (si tienes un e-commerce puedes poner los productos más vendidos).
  • Ofrecer tu lead magnet para compensar el error. Le rediriges a tu Squeeze Page y también ganas suscriptores). 😉

Como ves, cualquier lugar de tu web es bueno para favorecer la navegabilidad y aumentar el número de páginas vistas.

 

¿Tienes más ideas para reducir el porcentaje de rebote?

En este artículo te hemos mostrado 7 formas de poder mejorar esta métrica, pero hay muchas más.

Cuéntanos en los comentarios qué estrategias usas para conseguir que el usuario permanezca más tiempo y visite más páginas. Todas las estrategias son bienvenidas.

[Total: 7 Promedio: 3.3]

About the autor:

Editora de los contenidos de Raiola Networks. Se encarga de traer a este blog todos los temas que te puedan ayudar a poner en marcha tu negocio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies